Quantcast

Análisis Disintegration – Un shooter estratégico que no termina de cuajar

Hay juegos con grandes e innovadoras ideas que al aplicarlas no terminan de ser eficaces, es lo que le ha pasado a Disintegration, un shooter con toques estratégicos de V1 Interactive. Es el primer juego de este estudio que cuenta con excomponentes con gran experiencia dentro de la empresa y que tiene un futuro prometedor.

Nos encontramos en un mundo en donde el ser humano ha estado a punto de desaparecer debido a un virus que no tiene cura posible. Los expertos en la materia han tirado de inventiva y para mantener a la humanidad inventaron el proceso de Integración en la que se traslada el cerebro de la persona a un robot, de esta manera no hay posibilidad de contagio ni de muerte. Sin embargo no todo era tan bonito ya que un grupo malvado pretende robar la humanidad de estos robots y convertirlos en soldados sin conciencia.

Nuestro protagonista estará a los mandos de un graviciclo para evitar que este grupo acabe con la humanidad. Lo primero que nos va a enseñar el juego es a manejar el graviciclo, un transporte para una sola persona con el que podremos desplazarnos en todas direcciones e incluso volar de manera muy sencilla. Así que con la ayuda de nuestro graviciclo y de distintos compañeros que vamos encontrando, cada uno con sus propias habilidades, tendremos que luchar contra el grupo Rayonne.

Así pues tendremos entre manos un graviciclo fuertemente armado y un grupo de combate al que poder dar órdenes para ganar ventaja táctica en tiempo real. Así pues podremos disparar directamente a los enemigos teniendo en cuenta que podemos movernos en todas las direcciones e incluso arriba y abajo, eso sí, cuidado con volar por lugares donde no hay suelo porque nos caeremos al vacío. Con esta ventaja de estar por encima del resto ya podremos meternos a ganar las batallas tácticas con apoyo de fuego.

Nuestros compañeros están listos para recibir nuestras órdenes que consistirán en concentrar el fuego contra un enemigo o moverse las coberturas. La chicha está en decidir cuándo realizar las acciones para no exponer a los compañeros al fuego enemigo y cubrirlos cuando están realizando las acciones. Además podemos ordenar a los aliados que activen la habilidad única que tienen que son varias, curación, granadas, misiles… Esa habilidad la activaremos nosotros, es decir, se lo ordenaremos. Es vital saber manejar estas habilidades y controlar todo el tempo del combate para no dejarlos vendidos.

Otro componente táctico con el que cuenta nuestro Graviciclo es con el escáner, que nos dará una ventaja vital en la batalla al chivarnos en dónde están todos los enemigos, la salud y las distintas mejoras de combate. Esta herramienta es útil para poder crear estrategias y determinar por dónde podemos ser débiles al enfrentarnos a ellos.

Debemos cuidar nuestra salud y la de nuestros compañeros a los que podremos suministrar curación desde nuestro vehículo, también hay la posibilidad de que mueran pero tenemos una chance para recuperar el chip de conciencia de nuestros acompañantes para integrarlos en otro robot, en caso de no hacerlo dentro de la cuenta atrás que aparece, perderemos la partida y tendremos que comenzar de nuevo.

A lo largo del mapa será necesario encontrar distintas mejoras tanto para nuestro personaje como para nuestros compañeros. Eso será vital para poder afrontar con más garantías los combates mejorando las habilidades activas. Estos forajidos cuentan además con un árbol de habilidades en donde desbloquear nuevas mejoras y ventajas de cara a la batalla. Esto le da un toque de rol que realmente engancha y nos invita a seguir luchando y explorando para mejorar a nuestros ayudantes.

Pero Disintegration también cuenta con un modo multiplayer para aumentar la diversión y las horas de juego. Deberemos elegir un equipo de entre 6 diferentes y con habilidades propias y posteriormente tenemos hasta tres modos, recolección donde deberemos recoger cerebros enemigos para ganar la partida, control de zona capturando y defendiendo zonas y extracción, en donde llevar a un punto de entrega un paquete o defender ese mismo paquete si estamos en el equipo contrario.

Gráficamente nos encontramos un entorno de texturas correcto que no destaca pero que tampoco le resta a la jugabilidad y al resultado final del juego. Hay poca variedad en los escenarios y pero si se ha imprimido personalidad a los personajes que lucen increíbles en los vídeos. También destaca el diseño de los robots y la destrucción de los entornos. En cuanto a la banda sonora, las melodías ambientan correctamente el juego sin sobresalir y sin que se nos vaya la atención. El juego está doblado al inglés pero los subtítulos están en español, algo que se agradece.

La idea de Disintegration de plantear un juego shooter en primera persona mezclado con órdenes al equipo es innovador pero quizás le falta impacto. Puede ser que por no atreverse a dar un pasito más al ser el primer juego del estudio V1 Interactive y por eso se queda en un buen juego pero que no pasará a la historia. Si queréis divertiros un rato pegando tiros y sintiéndoos un general que mueve a sus tropas en batalla y os gustan ese tipo de juegos, Disintegration os va a dejar buen sabor de boca, aunque no sea un AAA, a veces está bien probar cosas nuevas.