Quantcast

El Mercadillo municipal vuelve este domingo a dinamizar el Casco de Teror

Durante la Fase 1 se instalan una veintena de puestos de alimentación y objetos religiosos

El tradicional Mercadillo dominical de Teror volverá a montar sus puestos el próximo domingo 17 de mayo, tras dos meses cerrado por el estado de alarma de la Covid-19. Una veintena de puestos de venta de productos alimentarios, así como de objetos religiosos, se instalarán desde las 8 de la mañana a las 2 de la tarde en el entorno de la Basílica del Pino, cumpliendo las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias.

El Ayuntamiento de Teror, desde la Concejalía de Mercadillo, que dirige el edil Manuel Farías, procede a la reapertura del Mercadillo municipal con una imagen renovada de las carpas que protegen los puestos, y dando preferencia a aquellos productos alimentarios y de primera necesidad, según dicta el Real Decreto, estableciendo requisitos de distanciamiento entre puestos y condiciones de delimitación del Mercadillo con el objetivo de garantizar la seguridad y distancia entre trabajadores, clientes y viandantes.

Mientras dure el estado alarma, el Mercadillo Municipal se instalará en la Plaza de Nuestra Señora del Pino, alrededor de la Basílica, con puestos de venta de 4×2 metros, y se hallarán en un recinto delimitado y perimetrado con vallas y control de acceso, a los efectos del controlar el aforo, en los términos establecidos en el artículo 10.6 de la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo.

Los titulares de los puestos de venta deberán disponer y hacer uso de los equipos de protección individual necesarios (guantes y mascarillas), durante el horario de atención al público. También se establecerán balizas o marcas en el suelo donde se ubicarán los clientes que acudan a cada puesto, debiendo en cualquier caso guardar y respetar la distancia mínima interpersonal de dos metros. De igual manera, la atención a cada cliente será individualizada. No se permitirá el contacto y manipulación de la mercancía expuesta por parte de la clientela, debiendo existir a tal efecto cartelería individualizada en cada puesto donde se recoja tal advertencia.

Del centenar de puestos que habitualmente se instalaban en el Mercadillo de Teror antes del estado de alarma, sólo podrán hacerlo en la Fase 1 el 25% de los puestos habituales o autorizados, y se vigilará que la afluencia en el recinto sea inferior a un tercio del aforo habitual.