Quantcast

Análisis Trials of Mana – El Remake de una joya del rol de hace 2 décadas

La saga “of Mana” nos ha dado muy buenos momentos a todos aquellos que jugamos en la época de los 16 bits ya que eran juegos icónicos de principios de los 90 e imprescindibles si eras amante del género. Pudimos disfrutar de todas estas obras de Squaresoft excepto de Trials of Mana, que nunca había salido del país nipón (de manera oficial) que pudimos disfrutarlo gracias a Square Enix dentro del Collection of Mana, eso sí, en inglés. Hace unas semanas Square Enix nos daba un adelanto en forma de demo de este Trials of Mana hecho de nuevo que nos dejó con muchas ganas de más y hoy por fin está a la venta de la mano de Koch Media para que podamos disfrutarlo en todo su esplendor.

Este Trials of Mana tiene una rejugabilidad muy grande ya que tenemos que elegir al inicio de la aventura 3 de los 6 héroes disponibles y estos nos acompañarán hasta el final del camino, un camino que en su núcleo es igual pero que será afrontada de distintas maneras según nuestras elecciones. Así pues cada héroe tendrá un prólogo distinto al resto, variaciones en la propia aventura y distintas escenas y eventos.

El primer héroe que elijamos entre los 6 disponibles será el protagonista y según cuál hayamos escogido, podremos ir por una de las tres rutas diferentes que nos ofrece este juego. Los otros dos héroes serán acompañantes y nos irán ayudando a lo largo de la aventura haciendo que cambien ciertos eventos y algunos sucesos dentro de esta gran aventura. De igual manera también habrá distintos villanos finales. No queremos hacer spoiler pero os diremos que merece mucho la pena realizar las 3 partidas correspondientes para poder ahondar lo suficiente en los héroes y ver todo el contenido que nos ofrece Trials of Mana.

El juego en si consiste en ir recorriendo mazmorras y peleándonos con todo monstruo que se nos cruce en nuestro camino. Todo es muy parecido a la entrega en la que está basada este remake en cuanto a escenarios y enemigos, sin embargo la cámara cambia a una vista trasera y completamente libre para que podamos centrarnos en un enemigo en particular y además ver lo que sucede alrededor. Con un click el personaje atacará al enemigo seleccionado tanto en tierra como en aire, ya que se ha implementado la opción de saltar, dando más amplitud y variedad de movimientos.

Deberemos recorrer las mazmorras que están llenas tanto de estos enemigos como de objetos y secretos. Podremos luchar en tiempo real contra los bichos más variopintos que nos vamos encontrando, así pues iremos dando golpes normales y golpes fuertes. Los golpes van rellenando una pequeña barra que permitirá realizar las técnicas de clase de cada personaje y también podremos hacer pausas técnicas para lanzar hechizos o usar objetos en plena batalla.

EL combate es más ágil que en la aventura original permitiendo movernos en todo momento y esquivar los ataques de los rivales. Los desarrolladores han implementado un sistema de marcas que nos alerta cuando un atacante va a hacer un fuerte golpe y nos indica la dirección, así pues podremos esquivar sin mayor problema. Podremos luchar en suelo, hacer combos, luchar en altura, hacer magias, hechizos… Sin duda es como volver a aquella época de 16bits pero con la modernidad de los tiempos actuales.

Quizás la cámara falla, es cierto pero es una delicia participar en combates con varios enemigos a la vez aunque la ayuda de nuestros compañeros no sea la mejor. Pero siempre podremos cambiar entre ellos. Y una vez que terminamos los combates vamos ganando experiencia para subir de nivel y obtener puntos para los árboles de estadísticas de cada personaje. Con esto podremos ir desbloqueando habilidades y hechizos y tendremos que equiparlas en los espacios libres. Esto es un punto táctico ya que estos espacios están limitados y deberemos pensar bien el qué ponemos a cada personaje para aprovechar al máximo sus puntos fuertes. También podremos cambiar el sistema de clases de cada personaje, con lo que variará la profesión de nuestros protagonistas, algo que ya estaba en el juego original.

También se ha incluido el ciclo de día y noche haciendo que la aventura vaya variando y ocurran sucesos diferentes según el día de la semana o si es horario diurno o nocturno dentro de las ciudades. De tal manera podremos ir a comprar a las tiendas por la mañana pero estarán cerradas cuando anochece, habrá eventos determinados para un momento del día, etcétera. Nos gusta mucho esta variación porque le da mucha vida al juego y podemos vivir situaciones diferentes.

A lo largo de las mazmorras no solo tendremos que luchar y seguir el punto objetivo, que está siempre presente, si no que podremos dedicar tiempo a recorrerlas al completo buscando secretos y objetos escondidos y coleccionables que mejoran la experiencia del juego y nos ofrecen bonus en combate o en otros aspectos. También el juego esconde más novedades dentro del modo historia, añadidos que no aparecían en la aventura original y que tendréis que descubrir por vosotros mismos.

A nivel gráfico el juego no es una maravilla técnica, pero no destaca por eso, si no por su historia, aún así se mueve perfectamente. Los modelados de los personajes están bien trabajados y los escenarios de las mazmorras destacan por su arte. En todo Trials of Mana se puede apreciar la esencia del juego original y eso, tras bastantes años, es un logro a destacar.

En la parte sonora podremos elegir entre un doblaje en inglés o en japonés, pero no os preocupéis porque el juego viene traducido al español mediante subtítulos. La banda sonora es la misma que la del juego original pero remaste rizada, aunque Trials of Mana nos permite escuchar cualquiera de las dos, tanto la nueva como la antigua. Melodías clásicas que ambientan nuestro recorrido.

Quizás porque hasta el año pasado, nunca había salido de Japón, Trials of Mana no es el juego más conocido de la saga de Square Enix, pero ahora tenemos la oportunidad de meternos de lleno en una gran aventura con mucha rejugabilidad con este remake de Trials of Mana que llega de la mano de Koch Media hasta PC, PS4 y Switch. Trials of Mana es imprescindible para amantes del Rol, de las aventuras RPG de la época de los 16 bits y un claro homenaje a una saga que permanece indeleble en nuestra memoria. Merece mucho la pena jugarlo y no os va a defraudar, es diversión asegurada.