Quantcast

Frustrada una pelea de gallos clandestina en Almería a la que asistían 16 personas

La Guardia Civil ha evitado la celebración de una pelea de gallos clandestina en Adra (Almería) a la que asistían 16 personas en pleno estado de alarma por el Covid-19. La actividad iba a realizarse en un solar y los animales colocados dentro de una piscina portátil de grandes dimensiones.

Según informó este miércoles el Instituto Armado, por estos hechos se acusa a cuatro personas por delito de maltrato animal en grado de tentativa. Además, los 16 asistentes a la reunión fueron denunciados también por por vulnerar el confinamiento decretado durante el estado de alarma.

La localización de los preparativos para realizar la pelea en Adra se produjo ante la alarma producida por una aglomeración de vehículos y personas en la barriada de Puente del Río, lo que llevó al envío de patrullas. Al llegar al lugar, algunos de los asistentes intentaron abandonar el lugar sin conseguirlo.

Los agentes identificaron a 16 personas, procedentes de las provincias de Almería y Granada, que se disponían a celebrar una pelea de gallos en un tentadero construido con una piscina portátil de grandes dimensiones a la que habían dotado de suelo de césped artificial.

MACETAS CON MARIHUANA

En el lugar se localizaron siete gallos, así como útiles veterinarios y de cura, medicamentos veterinarios sin prescripción cuya administración y uso es exclusivo de personal veterinario titulado. Los agentes han intervenido jeringuillas, analgésicos y vigorizantes de uso humano y veterinario, así como espolones artificiales cuyo fin es conseguir mayores lesiones en los animales.

En una inspección en profundidad del solar, los agentes de la Guardia Civil encontraron 27 macetas de marihuana, reconociendo uno de los presentes su propiedad, al que se le investiga por delito de cultivo de marihuana.

A la persona propietaria de los útiles y medicamentos veterinarios se le investiga por un delito de intrusismo profesional por la tenencia y uso de medicamentos veterinarios cuya prescripción, administración y uso son exclusivos de personal veterinario titulado, careciendo el investigado de receta ni titulación al respecto.

(SERVIMEDIA)