Quantcast

El Tesoro capta un récord de 15.000 millones en un bono a diez años tras recibir una demanda de 96.500 millones

El Tesoro alcanzó este miércoles otro doble hito histórico: captar 15.000 millones de euros en un bono sindicado a diez años tras recibir una demanda de títulos por un valor superior a los 96.500 millones.

Se trata del mayor importe emitido en una referencia en la historia del mercado de capitales y la demanda más alta recibida por cualquier emisor público o privado para una sola referencia, según informó el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Los títulos se han colocado con un cupón del 1,25% y la rentabilidad se ha situado en el 1,306%, equivalente a 17 puntos básicos por encima de la actual referencia a 10 años.

La demanda de bonos ha estado repartida entre 560 cuentas inversoras, muy diversificadas tanto desde el punto de vista geográfico como por tipología de inversor, superando la cuota de no residentes el 79% del total de la colocación.

El organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos está acelerando la captación de recursos para contar con fondos con los que financiar las medidas aprobadas por el Gobierno para combatir el impacto económico del coronavirus Covi-19.

La última referencia para esta emisión es la colocación que efectuó en enero de otra emisión sindicada a diez años donde captó 10.000 millones, recibiendo lo que entonces también era una demanda récord, pero de 52.000 millones de euros.

Aquella colocación se cerró, sin embargo, en el 0,525% de rentabilidad, el tipo más bajo de la historia para este tipo de títulos. El precio de la última colocación se ha visto afectado por la situación de los mercados frente a la pandemia, que ha llevado la prima de riesgo por encima de los 150 puntos. Sin embargo, han acudido más inversores internacionales que en la operación de marzo, cuando el 73,9% de los que participaron eran foráneos.

CONFIANZA DE LOS INVERSORES

Para el Ministerio de Economía la elevada demanda “pone de manifiesto la confianza de los inversores internacionales y refuerza el papel del Tesoro Público como un emisor de referencia”.

Así, entre los inversores foráneos destacó la participación de aquellos procedentes del Reino Uncido y de Irlanda, con un 33,3% de los títulos adquiridos por extranjeros; seguidos por los de Francia e Italia con un 15,6%; después Alemania, Austria y Suiza, con un 11,8%; además de los países escandinavos con un 5,2%, y otros inversores europeos con un 5.1%. Por su parte, Asia ha participado con un 2,6% de la transacción, porcentaje similar a Oriente Medio, Estados Unidos y Canadá con un 2,5%, y otros inversores han obtenido un 0,6% de la emisión.

Por tipo de inversión, las gestoras de fondos han copado el 41,3% de la operación, seguidas de las tesorerías bancarias, con un 19,5%, las aseguradoras y fondos de pensiones con un 12,10%, y otros servicios bancarios, con un 10%. Los bancos centrales e instituciones oficiales han participado a su vez con otro 7% y los fondos apalancados con un 6,3%.

El Tesoro está acelerando en la captación de fondos por el Covid-19. Con esta operación ya lleva emitido un total de 116.648 millones de euros en lo que va de año, a un coste del 0,32%. La vida media de la deuda del Estado en circulación alcanza los 7,74 años y el coste medio de la cartera de valores del Tesoro se sitúa en el mínimo histórico de 2,04%.

En la operación han actuado como directores de la emisión el Santander, Barclays, BNP Paribas, Citigroup, HSBC y JPMorgan. El resto del grupo de Creadores de Mercado de Bonos y Obligaciones del Estado han actuado como codirectores.

SERVIMEDIA