Quantcast

El Gobierno deja al Congreso decidir el formato de la comisión de reconstrucción: “Es lo de menos”

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, afirmó este lunes que “será el propio Congreso quien convoque el día y hora de la reunión” inaugural de la mesa para la reconstrucción, “así como el formato para su celebración”, que cree que “es lo de menos”; y sólo reiteró al respecto que el Ejecutivo espera que se celebre “a la mayor brevedad posible”.

Lo anunció en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa después de las dudas sobre qué formato tendrá finalmente la mesa. El Gobierno propuso a los partidos cuatro grupos de trabajo de diputados que elevarían sus trabajos a la mesa pero tras el acuerdo con el PP se comunicó que sería una simple comisión parlamentaria, con la protesta del PNV por el cambio de postura sin aviso previo.

Por lo demás, Montero celebró y agradeció que el líder del PP, Pablo Casado, haya “trasladado su disposición a participar y contribuir a unir esfuerzos para construir las bases económicas y sociales de la España del futuro” y “aceptado finalmente que su partido esté presente en las conversaciones”.

Montero dijo después que la presencia del mayor grupo de la oposición era “fundamental para alcanzar un acuerdo con bases sólidas ” y que “lo de menos es el formato en que se puedan producir esas conversaciones”. En su opinión, “corresponde que se haga de manera rápida para que los ciudadanos se puedan beneficiar” y “no importa si es una mesa de partidos o una comisión parlamentaria”.

Montero si enumeró como “áreas prioritarias, imprescindibles en las que hay que trabajar” cuatro temas que coincidieron con los cuatro grupos de trabajo que delimitó la propuesta inicial del Gobierno: reconstrucción sanitaria, áreas económicas, sociales y la posición europea. El Ejecutivo llevará a la comisión sus propuestas para su debate, incluido el ingreso mínimo, aunque aseguró que lo aprobará igualmente en mayo.

Incluso, resaltó la importancia de que este foro pueda llamar a expertos que puedan “dar luz” sobre algunas materias; comparecencias que contemplaba para los grupos de trabajo el documento inicial del Ejecutivo. Pero no detalló si se formarán realmente tales grupos.

Ante las protestas del PNV, la portavoz despejó que “lo importante es que todas las formaciones políticas nos sentemos a dialogar” y que el que “el principal partido de la oposición contribuya se valora positivamente por la totalidad de las formaciones políticas”

Lo que sí descartó Montero es que haya habido un pacto con el PP sobre quién presidirá la comisión de reconstrucción. “Se abordará la metodología de funcionamiento de la comisión en el marco de la misma”, emplazó, con la misma falta de concreción con que inició su intervención. Por eso, llamó a “esperar primero a que se reúna esta comisión, esta mesa, y posteriormente se irá dando cuenta de los acuerdos, de los avances o de las dificultades para alcanzar un pacto”.

DESESCALADA

A lo largo de su intervención, la portavoz del Ejecutivo fue muy prudente al hablar de la desescalada, hasta el punto de que no quiso anticipar “ningún escenario” del que los técnicos y expertos no hayan hecho un pronunciamiento previo. Se limitó a reiterar que se están estudiando “muchos escenarios” con “muchas hipótesis distintas”.

Comentó, eso sí, que existen “diferentes formas de ir aliviando este confinamiento”, bien por grupos, por tipo de actividad, por poblaciones, etc. “Todavía este grupo de expertos no ha decidido y, por tanto, el Gobierno no ha tomado ninguna determinación sobre las zonas rurales, determinados municipios o determinadas comunidades que vayan a anticipar cuál va a ser el comportamiento que luego se extendería al conjunto de España”, insistió.

Por ejemplo, hacer deporte de manera individual “es una de las cuestiones que están estudiando los técnicos y los expertos en función de los marcadores que van a ser la guía que haga que el Gobierno adopte una decisión u otra”, según expuso la portavoz del Gobierno al ser preguntada si esta podría ser la próxima medida tras dejar salir a los niños el 27 de abril.

Aludió así a que todo el proceso de desescalada estará “monitorizado y vigilado por una serie de marcadores que se irán implantando en cada momento” para ver qué pasos pueden darse a la hora de “aliviar” el confinamiento en grupos, poblaciones o determinados territorios donde se cumplan los elementos fijados. Será un “proceso de aprendizaje” según las circunstancias lo aconsejen, especificó.

En todo caso, dejó claro que en el Gobierno no quieren “especular” y generar “confusión” a este respecto entre la población. “No se sabe”, por ende, cuándo podrá aliviarse el confinamiento para determinados sectores o permitir la apertura de ciertas instalaciones. “No hay ninguna fecha en el horizonte que podamos transmitir con rigor y desde la seriedad”, señaló.

Por último, sobre las palabras de la consejera de la portavoz del Govern, Meritxell Budó, en las que sostiene que con una Cataluña independiente “no habría habido ni tantos muertos ni tantos infectados”, Montero respondió que “este virus no entiende de fronteras” o de “ideologías” al ser una pandemia global y evitó hacer más pronunciamientos sobre este comentario.

SERVIMEDIA