Quantcast

Sánchez pide a Casado una “responsabilidad mayor” en esta “guerra” pero no le adelanta las últimas medidas

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, reclamó este sábado al presidente del Partido Popular, Pablo Casado “una responsabilidad mayor” a la hora de unirse al “acuerdo de reconstrucción” tras superar la pandemia del coronavirus, precisamente por su condición de líder de la oposición, que está al frente de un partido que también ha dirigido España y que tiene responsabilidades de gobierno en distintas autonomías.

“Todos tenemos que incorporarnos al acuerdo de reconstrucción”, defendió el jefe del Ejecutivo en su comparecencia de esta noche desde Moncloa para confirmar que propondrá una ampliación del estado de alarma hasta el 9 de mayo, aunque con la novedad de que los niños menores de 12 años podrán salir a partir del próximo 27 de abril.

Durante su comparecencia, Sánchez fue preguntado en varias ocasiones por el concurso del PP en los pactos ofertados y se afanó a la hora de reclamar “un esfuerzo” a todas las familias políticas para tratar “cuestiones fundamentales para la reconstrucción social y económica” de España.

Subrayó en todo momento que formaciones que, como el PP, “ostentan responsabilidades de gobierno en distintos ámbitos” han de tener “dosis de responsabilidad mayor”. Sin embargo, fuentes populares consultadas por Servimedia afearon al presidente del Gobierno que no informase previamente a Casado de sus nuevas decisiones sobre el confinamiento.

En el PP aseguran que Sánchez no ha descolgado el teléfono para adelantar a Casado que tomaría esta determinación y recuerdan que la última vez, por ejemplo, sí que lo hizo. Todo ello, recalcan desde Génova, cuando su partido está votando a favor de las sucesivas extensiones del confinamiento y presuponen que “querrá recabar su apoyo” de nuevo. Hasta en cuatro ocasiones han hablado, defienden desde Moncloa.

UNIDAD NO ES UNIFORMIDAD

Las fuentes populares consultadas critican que Sánchez hable de consenso, diálogo y unidad, pero “no llama para informar”. Precisamente, las apelaciones a la “unidad” por parte del jefe del Ejecutivo en esta última comparecencia fueron constantes, aunque se esmeró al precisar que “unidad no significa uniformidad”.

El jefe del Ejecutivo repitió que “estamos en una guerra que necesita de la unidad de todas las fuerzas”, lo que le valió para llamar de nuevo al “consenso” de los partidos de la oposición. “Llegó el momento de acordar” para alcanzar entre todos “el pacto por la reconstrucción” del país, enfatizó.

“El virus se combate y se doblega con sacrificio y con unión” y “lo mismo sucede con sus estragos económicos y sociales”, recalcó el presidente del Gobierno, apelando de esta manera a “la responsabilidad” de todos los partidos en la puesta “en común” en España, sin olvidarse tampoco de Europa.

Así las cosas, el presidente del Gobierno agradeció la “respuesta receptiva” que ha recabado en la primera ronda de contactos con la mayoría de las fuerzas políticas, para iniciar la próxima semana la negociación para los denominados “acuerdos de reconstrucción”. Sin embargo, le falta reunirse el lunes con Casado.

Y esa cita llega en un clima de mutua desconfianza y severos ataques a la gestión del Ejecutivo por parte del principal partido de la oposición. Hoy mismo, desde el PP cargaron contra “un Gobierno roto” instalado “en el caos total” en la gestión de la pandemia, de tal forma que España es “el país con medidas de confinamiento más drásticas y resultados peores”.

Sin embargo, pese a las críticas del PP, Sánchez dedicó buena parte de su discurso a solicitar “generosidad, responsabilidad y compromiso con España” a la oposición. Aseguró que su ofrecimiento es “sincero” porque “lo importante es ser conscientes de que en esta tarea de desescalada y de reconstrucción tenemos que encontrarnos todos” y “sobre todo aquellos partidos que gobiernan en comunidades y ayuntamientos” o que han gobernado España.

Además, avanzó que dichos acuerdos deben abarcar cuatro asuntos: reconstruir y reforzar nuestro sistema de salud; impulsar acciones financieras, fiscales y administrativas para “reconstruir el tejido empresarial” y “relanzar” sectores y el empleo; medidas de protección social y, en cuarto lugar, una posición común ante la negociación en Europa.

Para ello, Sánchez prometió “de corazón” que se centrará en reforzar la “unión e impulsar la reconstrucción social y económica de España, dado que el FMI prevé para España “la mayor caída del PIB desde la Guerra Civil”, lo que supondrá hacer frentes a los “estragos de una guerra que estamos librando sin bombas”.

En síntesis, el presidente del Gobierno pidió “dejar al lado todos nuestros intereses partidistas”. “Quiero a mi país y espero y deseo que todos arrimemos el hombro para abordar de manera efectiva esa reconstrucción” que precisa España para atajar la crisis del Covid-19 y reponerse de los estragos que cause.

GOBIERNO UNIDO

Las preguntas de los periodistas también le sirvieron a Sánchez para blindar la coalición de gobierno del PSOE con Unidas Podemos, al asegurar que existe “unidad de acción, generosidad, responsabilidad y compromiso por las partes del Gobierno”. Así respondió cuando se le preguntó por la solidez de su Consejo de Ministros.

Es más, dijo que «nadie» le ha planteado posiblidad de romper la coalición de gobierno con la formación que lidera Pablo Iglesias en las conversaciones mantenidas y que «tampoco me habría dejado que me lo planteen».

En este sentido, lejos de rehusar comentar la polémica a cuenta del ingreso mínimo vital con diferentes versiones de ministros de distintos partidos, aseguró que se trata de “un ejemplo más del compromiso” de la coalición “progresista” con “un trabajo en tiempo récord” para sacar adelante una prestación “tan necesaria, aún más hoy en plena pandemia”.

SERVIMEDIA