Quantcast

La ONCE estudia medidas para mantener su labor social y garantizar el futuro del empleo

El Consejo General de la ONCE, máximo órgano de la Organización, ha celebrado una reunión extraordinaria con motivo de la situación generada por el Coronavirus y ha decidido poner en marcha un «paquete de medidas urgentes para garantizar la viabilidad» de la institución, el mantenimiento de la acción social con sus 72.000 personas ciegas afiliadas y del resto de personas con discapacidad, a través de la Fundación ONCE, así como el futuro del empleo.

En un comunicado, explica que «la situación de caída prácticamente de un 100% de los ingresos» por la suspensión de los sorteos y la retirada por primera vez en la historia –desde 1939- de sus agentes vendedores de las calles (medida tomada previamente para garantizar su seguridad), provocan una «difícil situación financiera de falta de ingresos económicos» desde el 14 de marzo, lo que obliga a valorar con los representantes de los trabajadores medidas que la Organización nunca habría querido anunciar.

En primer lugar, se acomete una serie de acciones centradas en el mantenimiento de la inversión social que garantice la cobertura de 72.000 personas ciegas, especialmente en aquellos servicios esenciales que no pueden ni deber pararse: atención especial a las más de 14.000 personas ciegas mayores de 60 años que viven solas y requieren del apoyo de nuestros equipos de psicólogos, trabajadores sociales, técnicos, etc.; servicio para personas sordociegas; cobertura educativa para nuestros más de 7.500 estudiantes, con profesores y expertos educativos volcados en su inclusión; estructura de apoyo tecnológico, ahora su enlace con el mundo, o autonomía, como el perro guía; y cualesquiera que garanticen sus condiciones básicas de vida en estos momentos.

NEGOCIACIÓN CON LOS SINDICATOS

La ONCE recalca que «no tomará medidas» aplicando la opción de “fuerza mayor” generada por el coronavirus, sino que, junto con los representantes legales de los trabajadores, inicia ahora «un proceso de negociación» para diseñar la puesta en marcha de estas medidas de carácter social y económico, con el objetivo puesto en la viabilidad de la Institución y el mantenimiento del empleo.

La ONCE «garantiza el cobro íntegro de la nómina de todos los trabajadores durante el mes de marzo, asumiendo los costes salariales fijos de la totalidad de la plantilla». A la vez, se plantea «una reducción sustancial del salario de los consejeros y consejeras, directivos y mandos intermedios».

Para el mantenimiento y sostenimiento de los puestos de trabajo cuando se supere esta situación, la ONCE y la parte social analizan «la posibilidad de aplicar un expediente temporal de regulación de empleo por razones económicas, organizativas y de producción durante el tiempo que dure el estado de alarma, cuyas condiciones se negocian en todos los aspectos de su posible aplicación». Y garantiza que «los trabajadores retornarán a sus puestos de trabajo con las mismas condiciones que tienen en la actualidad».

La toma de estas medidas por parte de la Organización «incrementaría la resistencia para superar las incertidumbres de futuro». «A nadie escapa que se van a producir cambios sociales y de hábitos que repercutirán en nuestra actividad y nos centramos por ello en garantizar los puestos de trabajo en nuestra Institución, y por otro lado, la prestación de nuestros servicios para personas ciegas y, con otra discapacidad, a través de Fundación ONCE, que recibe y distribuye entre el mundo de la discapacidad el 3% íntegro de los ingresos de la Organización», añade.

En la misma línea, «se ajustarán al máximo todos los gastos fijos no imprescindibles y se suspenderán todas las inversiones previstas para los próximos meses, todo ello con el único objetivo de mantener el contacto continuado con las personas ciegas afiliadas, para ofrecerles la debida cobertura global, y con los trabajadores, a fin de conocer su situación y acometer cualquier actuación que pudiera ser necesaria para garantizar las necesidades básicas de los mismos».

La ONCE, como corporación de derecho público y carácter social, actúa bajo el protectorado del Estado ejercido a través de un Consejo de Protectorado, al que se trasladarán las medidas surgidas de la negociación y cuantas otras se insten desde el Consejo General de la ONCE para garantizar que la normalidad se remote a la mayor brevedad y la Organización mantenga su labor social, siempre al lado de la ciudadanía.

SERVIMEDIA