Quantcast

Campo asegura que el actual delito sedición es más propio “de ataques a la soberanía del siglo XIX”

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, aseguró este jueves que la redacción en España de los delitos de sedición y rebelión, que el Gobierno quiere reformar, es más propia “de ataques a la soberanía del siglo XIX”, al tiempo que indicó que el “problema catalán” ha puesto de manifiesto que es necesario introducir “un detalle” en la regulación.

Campo se pronunció de esta forma al intervenir esta mañana en Madrid en la inauguración del V Encuentro de Cumplen (Asociación de Profesionales de Cumplimiento Normativo). En este acto también participaron el presidente de esta entidad, Carlos Sáiz, y el jurista Antonio Garrigues.

En su intervención, el titular de Justicia defendió que es necesario “acompasar los tipos penales con nuevas realidades” y que no hay que “asustarse” por ello, ya que con los cambios se trata de hacer frente a “vacíos”, “lagunas” o “impunidades”.

Defendió que nadie duda de que hay que “darle un repaso” a tipos penales como los de la libertad sexual, que es un “bien jurídico” a proteger y que ha generado un “gran debate social” después de determinados casos y sentencias.

SOBERANÍA ATACADA “DE OTRA MANERA”

Al mismo tiempo, se refirió a que esto también sucede con el “problema catalán”, ya que la realidad ha determinado que “figuras” legales como la rebelión o la sedición son “más propias de ataques a la soberanía del siglo XIX”, en los que se ponía en cuestión al Estado “en la calle”. “Pero hoy vemos que la soberanía es atacada de otra manera y es necesario un detalle a nuestro Código Penal para dar respuesta proporcional a esas actuaciones”, afirmó, al tiempo que añadió que “es la obligación del gobernante dar respuesta a las situaciones distintas que se generan”.

El ministro defendió que “el legislador tiene que estar atento a las demandas de la sociedad” y que “no hay que asustarse por abordar nuevas realidades legislativas abriendo el debate en un sitio tan idóneo como es el Congreso de los Diputados”.

Concluyó que cuando daba clases de Derecho ponía como ejemplo la cuestión del “fluido eléctrico”, ya que cuando apareció esta fuente de energía no había problemas derivado de su uso. Sin embargo, dijo que surgieron “listillos” que se apropiaban “de lo que no es suyo”, en referencia a las tomas ilegales de corriente.

SERVIMEDIA