Quantcast

El Gobierno descarta subir de golpe el salario mínimo a 1.000 euros

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, quiso este miércoles lanzar un mensaje de tranquilidad a los empresarios sobre el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que tiene en sus planes el Ejecutivo.

Calvo, en declaraciones en la Ser recogidas por Servimedia, afirmó que el incremento del SMI será “progresivo” para que sea “asumible” y “no provoque grandes problemas” en las pequeña y mediana empresa, que es el tejido principal del sector empresarial español.

No obstante, dejó claro que el salario “se va a incrementar” siempre teniendo “en cuenta” como se traslada a la empresa para que no haya “ningún tipo de daño colateral” que pueda afectar al crecimiento del empleo.

Calvo comentó que tiene en el Gobierno el “deseo” de reactivar el diálogo social y de ahí la reunión que la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, mantendrá con representantes de sindicatos y patronal, a quienes presentará el programa de trabajo en el que centrará el Ejecutivo sus esfuerzos.

Preguntada por cómo abordará finalmente el Gobierno los cambios en la reforma laboral que aprobó el PP, avanzó que hay asuntos “urgentes y graves” y esos se harán “rápido”. De hecho, anunció sin más detalles, en su mesa hay una propuesta de Díaz de real decreto ley para modificar la normativa actualque permite los despidos por baja laboral porque entienden que es un asunto “puntual” y “clamoroso” que “raya la inconstitucionalidad”.

Preguntada sobre si la subida llegará a los 1.000 euros, Calvo ha sido tajante: “De una vez no. Tiene que ser un crecimiento progresivo y asumible por el campo empresarial y que no provoque problemas en las pymes”.