Quantcast

Iglesias rechaza que los “herederos ideológicos” del franquismo denuncien adoctrinamiento escolar

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, tachó este martes de “escandaloso que los herederos ideológicos de los que entregaron la educación de nuestro país a la Iglesia, de los que arrancaron a millares de niños y niñas a sus padres para enseñarles a cantar el ‘Cara al sol’”, digan ahora en la polémica del ‘pin parental’ que “educar en democracia es adoctrinar”.

Lo hizo en su intervención en un acto de recuerdo a la semana de enero de 1976 en la que murieron asesinados a manos de activistas de ultraderecha los abogados de Atocha y otros defensores de la democracia como Antonio Ruiz y Mari Luz Nájera, un evento organizado por la asociación de represaliadas y represaliados políticos del franquismo ‘La Comuna’ y del que Iglesias dijo que era “un honor” que fuera el primero que protagonizaba como vicepresidente.

El líder de Podemos definió a los homenajeados como “las madres y padres olvidados de nuestra democracia”, lamentando que “por desgracia muchas veces se ha identificado la paternidad de la democracia con algunas reuniones muy importantes” de los líderes políticos de la época.

Por eso, admitió que “este Gobierno tiene la obligación de darles el reconocimiento y la dignidad que se merecen” y pidió a los colectivos de la memoria que “no dejéis de exigírnoslo” porque “los gobiernos reciben muchas presiones” y las suyas serán las que vayan ”en una dirección democrática”.

Pero, de momento, desde la premisa de que “el mejor homenaje” es “defender lo que ellos defendieron”, desembocó en el tema de la semana, el del llamado ‘pin parental’, al incluir la educación pública entre esos objetivos de los homenajeados. “Hoy la ultraderecha y la ultraultraderecha atacan la educación pública diciendo que educar en valores democráticos es adoctrinar”, comenzó.

“Es escandaloso que los herederos ideológicos de los que entregaron la educación de nuestro país a la Iglesia, de los que arrancaron a millares de niños y niñas españoles a sus padres para enseñarles a cantar el ‘Cara al sol’, para enseñarles que la letra con sangre entra o para enseñar a las niñas que siempre iban a tener que vivir bajo la bota de un varón, digan ahora que educar en democracia es adoctrinar”, denunció de un tirón.

Finalmente, el vicepresidente proclamó el compromiso de que “este Gobierno va a defender la educación pública” y remató que “libertad no es que existan colegios dirigidos por la Conferencia Episcopal”, sino que “cualquier niño o niña, aunque nazca en un barrio humilde, independientemente del dinero o el nivel cultural de sus padres, pueda tener la mejor educación pública”.

SERVIMEDIA