Quantcast

Unos narcos ponían en riesgo a vecinos de Madrid al elaborar drogas sintéticas en un piso

La Guardia Civil ha desmantelado en Madrid una banda que producía drogas sintéticas en un piso del barrio de Usera, donde los narcotraficantes acumulaban líquidos y material inflamable, con el consiguiente peligro para los vecinos.

Según informó este viernes el Instituto Armado, en el marco de la ‘operación Granuja’ de ha detenido a cinco personas, con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años de edad y de nacionalidad china. También se han intervenido 21 kilogramos de éxtasis (MDMA), 15 kilogramos de metanfetamina, 65 kilogramos de marihuana, 170 gramos de ketamina y dinero en efectivo.

La banda desarticulada utilizaba exportaciones comerciales para ocultar la droga que remitían en dobles fondos a otros países.

La operación se inició a finales de 2018, al detectar la Guardia Civil varios envíos de paquetería que tenían su origen en Madrid y como destino Australia y Nueva Zelanda. Los paquetes tenían dobles fondos donde se escondían metanfetamina y éxtasis.

PELIGRO PARA LOS VECINOS

Las pesquisas permitieron localizar un piso en el barrio madrileño de Usera, que era utilizado como lugar de consumo habitual y distribución a consumidores habituales. La vivienda era ocupada de forma habitual por un joven de 26 años de origen chino, que resultó ser el encargado de la elaboración de las sustancias sintéticas (‘cocinero’).

Además, el laboratorio desmantelado, contaba con todo tipo de sustancias precursoras, productos químicos inflamables, probetas, tubos de ensayos etc., que utilizaban sin ninguna medida de seguridad, con el consecuente peligro para los vecinos de la zona.

Han sido registradas tres viviendas más, dos pisos situados en Madrid capital usados como almacén de sustancias estupefacientes, concretamente en uno de ellos se encontraron grandes cantidades de Ketamina “(especial K”), lista para su distribución y marihuana dispuesta para mandar a Reino Unido, Holanda y Francia.

Además, la trama contaba con una vivienda unifamiliar de grandes dimensiones en Parla, desde donde preparaban los dobles fondos donde se alojaría la mercancía antes de exportarla.

SERVIMEDIA