Quantcast

La CNMC dice que la subida de cuota de línea de Telefónica hace menos asequible el servicio

La Comisión de Mercados y Competencia (CNMC) ha emitido un informe desfavorable a la última subida de precio propuesta por Telefónica para la cuota de línea de acceso al teléfono fijo.

En un informe elaborado a petición de la ya extinta Secretaría de Estado de Avance Digital tras la propuesta de subida de precio que le planteó Telefónica, la Sala de Supervisión Regulatoria de la CNMC concluye que el incremento pretendido por la operadora “conllevaría una reducción de la asequibilidad del servicio”.

La CNMC ya dispuso en sendos informes de 2017 y 2018 que los encarecimientos decididos por Telefónica afectaban “negativamente a la asequibilidad del servicio de acceso” y “especialmente a la asequibilidad por parte de los colectivos de rentas más reducidas”.

Telefónica quería elevar el precio de la cuota de línea de 14,38 euros mensuales a una cantidad protegida como “confidencial” en el informe de la CNMC.

De forma adicional, el operador también quería aplicar una subida en una proporción equivalente al precio de las llamadas desde teléfono fijo con destino a otros fijos provinciales e interprovinciales, a teléfonos móviles y a teléfonos fijos ubicados fuera de la Unión Europea.

ALEGACIONES DE TELEFÓNICA

En defensa de la subida, Telefónica ha argumentado al Gobierno que esos 14,38 euros de la cuota de línea se encuentran “sustancialmente por debajo de la media de los países del espacio europeo”. Pero a la CNMC le salen otras cuentas en la comparativa, y estima que el precio medio es de 12,67 euros.

Telefónica aduce además que el incremento del precio de la cuota de abono y de los precios de varios tipos de llamadas desde teléfono fijo no tendrá impacto sobre la asequibilidad del servicio telefónico fijo. La afirmación de Telefónica se basa en una lectura de los principales indicadores macroeconómicos de la economía española durante los años de recuperación que siguieron a la crisis financiera de 2008 y cita, entre otros, el crecimiento del producto interior bruto (total y per cápita), del índice de precios de consumo y del gasto en consumo final de los hogares españoles. Alega, además, que los aumentos del salario mínimo interprofesional y de las pensiones mínimas ejecutados durante los años 2018 y 2019 compensarían cualquier efecto perjudicial que pudiera tener el aumento del precio de la cuota de abono y de las llamadas desde teléfono fijo.

El último dato que cita Telefónica se refiere al porcentaje de gasto que realizan los hogares españoles en consumir servicios de comunicaciones electrónicas, situado en torno al 3%, lo que según Telefónica serviría para limitar la incidencia de las subidas notificadas. La interpretación de la compañía sugiere que la evolución de estos indicadores habría permitido sucesivos incrementos del poder adquisitivo de los consumidores que compensarían el impacto de cualquier subida de precios que aplicara a la cuota de línea.

Los datos recabados por la CNMC muestran que los consumidores que componen este segmento del mercado de telefonía fija “se caracterizan por estar ubicados en entornos relativamente rurales, por ser mayores a los 65 años de edad y por pertenecer a las clases sociales bajas o media bajas. “Por tanto, los efectos de las subidas comunicadas por Telefónica se concentrarán en unos colectivos sociales vulnerables”, señala el informe de la CNMC, que concluye que en este contexto “la subida notificada por Telefónica conllevaría una reducción de la asequibilidad del servicio”.

SERVIMEDIA