Quantcast

El Arzobispado de Madrid abre un servicio de acompañamiento terapéutico, espiritual y jurídico a víctimas de abusos

El Arzobispado de Madrid pone en marcha el Proyecto ‘Repara’ (reconocimiento, prevención, atención y reparación) para la prevención de abusos y la atención a víctimas. Es una iniciativa gratuita abierta a cualquier víctima de abusos, “con independencia de quién haya sido el agresor y de si pertenece o no a la Iglesia católica”. En función de los casos, incluirá acompañamiento terapéutico, espiritual y jurídico.

Según informó el Arzobispado este miércoles en una nota, el proyecto está coordinado por el académico, filósofo y profesor de la Universidad Pontificia Comillas Miguel García-Baró y prestará “una atención abierta a cualquier persona que haya sido víctima de abusos, con independencia de quién haya sido el agresor y de si pertenece o no a la Iglesia católica”.

Esta iniciativa parte del convencimiento de que los abusos “suponen una forma inaceptable de cosificación de las personas y una degradación moral contraria a la ética más elemental y a los valores del Evangelio”.

La atención ha arrancado ya en un espacio propio fuera de la Curia, ubicado en la calle Santa Hortensia. Se puede acudir a él los lunes de 11.00 a 13.30 horas y los miércoles de 16.30 a 19.00 horas. Además, se han habilitado el correo ‘[email protected]’ y el teléfono 618304666.

El equipo multidisciplinar, coordinado por García Baró, ha asumido el protocolo de actuación ante un posible caso de abusos a menores de Escuelas Católicas, así como los protocolos marco de la Conferencia Episcopal Española. También está inmerso en la elaboración de un protocolo propio que dé respuesta a las necesidades que se vayan detectando y que contemple las últimas modificaciones regulatorias, marcadas tanto por la Iglesia como por la legislación española.

En paralelo, Proyecto Repara asume la formación de los agentes de pastoral, de educación y de cualquier persona interesada en protocolos y sensibilidad sobre esta cuestión, para garantizar entornos seguros a todas las personas, especialmente a menores y a quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad.

En colaboración con instituciones académicas, como la Universidad Pontificia Comillas y el Instituto Teológico de Vida Religiosa, que ya están trabajando en la materia, va a elaborar nuevos recursos y a realizar labores de concienciación.

SERVIMEDIA