Quantcast

Más de un millón de haitianos, al borde de la hambruna 10 años después del terremoto

Un total de 1.200.000 personas viven en situación de emergencia alimentaria en Haití y una de cada tres precisan ayuda alimentaria de forma urgente, según indican las ONG presentes en el terreno.

Esta es la situación en Haití, una década después del terremoto que el 12 de enero de 2010 devastó el país caribeño. Entonces, más de 220.000 personas murieron, unas 300.000 resultaron heridas y el 80% de los edificios públicos fueron devastados.

El 90% de las escuelas y el 60% del sistema sanitario se destruyeron y 1,5 millones de personas perdieron sus hogares. Miles de ellos viven aún en asentamientos de desplazados 10 años después y el éxodo rural a Puerto Príncipe (la capital) “se ha disparado”.

MÁS AYUDAS

Entre 2010 y 2013, la ayuda internacional fue muy intensa y permitió atender las necesidades más urgentes de la población. A partir de entonces y hasta 2015 se inició una fase de reconstrucción y se levantaron escuelas, centros de salud, casas y edificios públicos.

Sin embargo, desde 2015, la ayuda internacional se redujo de forma drástica, lo que pone en riesgo la recuperación del país. Además, la crisis política que el país vive desde hace más de un año dificulta la entrega de ayuda humanitaria.

El sistema de salud de Haití se halla de nuevo al borde del colapso y miles de niños se han vuelto a quedar sin clases, ahora debido a la inseguridad.

Puerto Príncipe ha duplicado su población y tanto el agua potable como el sistema de saneamiento no llegan a todos los barrios. De igual modo, el porcentaje de población en el campo con acceso a agua potable es muy limitado y todavía quedan muchas personas en asentamientos informales.

Por todo ello, Médicos Sin Fronteras, Acción contra el Hambre, Cáritas y otras ONG reclamaron la necesidad de aumentar el envío de ayuda, a fin de asegurar los servicios básicos de salud y educación.

También alertaron del peligro que la crisis política y de seguridad supone para la ayuda humanitaria, y pidieron una estrategia coordinada entre todos, que garantice la continuidad de las actividades de emergencia y recuperación”.

SERVIMEDIA