Quantcast

Maroto seguirá como ministra con el tránsito al vehículo ‘verde’, los aranceles y el turismo de calidad como principales retos

La respuesta a los interrogantes sobre el futuro de la industria de la automoción, el mantenimiento del liderazgo internacional del turismo y la resolución del conflicto arancelario con Estados Unidos serán algunos de los desafíos más destacados de Reyes Maroto en su continuidad en la nueva legislatura como ministra Industria, Comercio y Turismo.

En materia de automoción, Maroto tendrá que seguir peleando por que las fábricas españolas no pierdan el tren del salto al vehículo no contaminante y por que España no se quede atrás en la carrera europea por albergar factorías de baterías de vehículos eléctricos.

Sobre Industria, tendrá que ver la luz esta legislatura el plan de desarrollo industrial que han acordado PSOE y Unidas Podemos en su acuerdo programático de Gobierno, así como el Estatuto del Consumidor Electrointensivo que quedó aparcado la pasada legislatura.

Con toda probabilidad, a la ministra le surgirán en este nuevo mandato amenazas de cierre de plantas en España por parte de multinacionales o grandes empresas nacionales, similares a los ‘fuegos’ que tuvo que apagar en la pasada legislatura de Vestas o Alcoa.

Respecto al turismo, Maroto revalidará previsiblemente su apuesta por que España crezca en gasto y no tanto en número de llegada de visitantes extranjeros, y tendrá que lidiar con los coletazos para la industria balear y canaria de la quiebra del turoperador británico Thomas Cook.

Por lo que se refiere a la guerra de aranceles con Estados Unidos, la ministra ha sido uno de los responsables europeos de comercio que más hilos ha movido en Bruselas y de forma unilateral con la Administración Trump para que el Gobierno estadounidense revoque los aranceles que impuso el pasado octubre a países europeos y que han dañado de manera especial al aceite de oliva y el vino español.

Industria tendrá que seguir peleando en este asunto de la mano del Ministerio de Agricultura y de la Comisión Europea, lo mismo que con la resolución del ‘Brexit’, que también afecta de manera especial al comercio y el turismo español.

SERVIMEDIA