Quantcast

Iglesias agradece a los “presos y exiliados” su “trabajo” por la investidura de Pedro Sánchez

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, dijo este sábado que esta legislatura, en la que va gobernar en coalición con el PSOE, debe ser la de la reparación de la “traición a España” que, a su juicio, perpetró el Gobierno del PP al privatizar bienes públicos y no cumplir los artículos sociales de la Constitución.

En su intervención en el debate de investidura, Iglesias echó en cara a “la derecha, la ultraderecha y la ultraultraderecha” que para ellos las instituciones tengan “un carácter instrumental”, que les parecen bien si tienen el poder pero que, si no, hablan de “apocalipsis”. Con cierta sorna, preguntó a PP y Vox si, cuando sus responsables han hablado de utilizar todos los medios a su alcance contra el Gobierno, se refieren sólo “a los legales”.

Seguidamente, reivindicó avances de Gobiernos socialistas como la ley del aborto y la homologación del matrimonio homosexual y preguntó al PP si se imaginaba cómo sería España si se les hubiera hecho caso. En particular, interpeló al portavoz popular en el Senado, Javier Maroto, si se imaginaba no haberse podido casar con quien él quisiera; a lo que Maroto le dio la razón con gestos.

Iglesias pasó luego a a afear a la derecha que “no entienden España”, y que, al despreciar la mayoría parlamentaria que la refleja, “desprecian a España”. Le recriminó haber recuperado el discurso franquista de llamar “antiespaña” a sus rivales políticos, y dio la vuelta a la acusación de “traición a España” que deslizaron Pablo Casado y Santiago Abascal.

Según un enfoque que viene repitiendo desde la campaña electoral de abril, dijo que traicionar a España es atacar los derechos de sus trabajadores, privatizar los servicios y el patrimonio públicos y “robar a manos llenas”. Por eso, planteó que la tarea de la legislatura es “reparar las traiciones a España y la Constitución que ustedes han perpetrado” al ignorar los artículos de la Constitución que blindan los derechos sociales.

A LOS INDEPENDENTISTAS

Luego se dirigió a los independentistas, a quienes le gustaría convencer de que dejaran de serlo, pero, mientras tanto, les pidió defender juntos “valores que nos unen para afrontar políticamente los conflictos”, como cree que les ruegan los respectivos votantes. Y llegó a agradecer a los dirigentes independentistas “en prisión y en el exilio” que hayan “trabajado para el acuerdo”.

Finalmente, prefiguró que el Gobierno de coalición “tendrá muchos enemigos”, en los poderes económicos y también “algunos togados que pongan por delante su ideología reaccionaria respecto al Derecho”, en alusión a los jueces de la Junta Electoral Central que inhabilitaron ayer al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra.

El líder de Podemos terminó diciendo a los socialistas que será “un honor caminar junto a vosotros”, y remató: “Sí se puede, adelante presidente”.

También desde Unidas Podemos, el portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens, dejó entrever que habrá que “gestionar contradicciones” en el Gobierno y pidió a los movimientos sociales que les marquen el camino y les vigilen y avisen “cuando la correlación de fuerzas nos imponga sus límites”, en clara alusión a que el PSOE no irá tan lejos como les gustaría.

Finalmente, el coordinador de IU, Alberto Garzón, criticó, como Iglesias, la noción de España “esencialista” y “tradicionalista” de la derecha, y que el PP, Vox y Ciudadanos ignoraran las propuestas sociales de Sánchez y se centraran en sus pactos con el independentismo, “como si creyeran que la vida de la gente dependiera de comer banderas”. Le afeó que “viven del conflicto” y de pensar que “cuanto peor, mejor”.

(SERVIMEDIA)