Quantcast

Miles de personas participaron en el Fin de Año de día de la Villa de Moya

Un evento organizado por el Ayuntamiento moyense y con el patrocinio de Tirma, en el que se despidió el año con las doce campanadas a las 17 horas desde la iglesia de Nuestra Señora de Candelaria; y, antes, actividades y juegos infantiles, stands de gastronomía y los conciertos de Los 600, ASERES y DJ Ulises

A modo de anécdota, el alcalde saliente en 2019 y parlamentario, Poli Suárez, y el actual máximo edil del municipio, Raúl Afonso, hicieron repicar las campanas en las doce ocasiones mientras el público comía las uvas

La Villa de Moya congregó ayer a miles de personas en la celebración del Fin de Año de día organizado por primera vez por el Ayuntamiento norteño, con el patrocinio de Tirma, para despedir el 2019 y dar la bienvenida al 2020 de una manera original: dando las campanadas a las 17 horas, desde la iglesia de Nuestra Señora de Candelaria.

En cuyo campanario, a unos treinta metros de altura, se produjo una de las anécdotas de la velada, pues el alcalde saliente en mayo de 2019 y parlamentario, Poli Suárez, y el actual máximo edil del municipio, Raúl Afonso, fueron los encargados de hacer repicar los badajos de bronce en las doce ocasiones. Mientras el público, que ocupaba prácticamente toda la calle principal del casco moyense, seguía atento el ritmo comiendo las uvas y haciendo resonar los elementos del cotillón, en una auténtica celebración de la que incluso se hicieron eco medios de comunicación nacionales. El buen ambiente y la confraternidad que reinó en la Villa fue aumentando desde el mediodía con actividades infantiles, stands de gastronomía y los conciertos de Los 600, los caribeños de ASERES y el DJ Ulises; a la vez que los locales de restauración del municipio atendían al gentío congregado en el casco. Por la noche y ya de la manera tradicional, se repitieron las campanadas y la música corrió a cargo de DJ Promaster y Ayram Núñez, en una fiesta que concluyó a las cuatro de la madrugada sin incidentes.