Quantcast

Detenidos los dueños de dos residencias de ancianos de Burgos por expoliar a sus clientes

La Policía Nacional, en colaboración con la Agencia Tributaria, ha detenido en Burgos a los propietarios de dos residencias de ancianos por haber heredado, mediante engaño, bienes de algunos de sus usuarios, procedimiento por el que habrían conseguido unos tres millones de euros.

Según informó este miércoles la Policía, los arrestados se aprovechaban del deterioro físico y cognitivo de algunos de los ancianos a los que cuidaban para apropiarse de la totalidad de sus bienes.

Además, llegaron a nombrar a sus víctimas como administradores de las sociedades con las que habían conformado un complejo entramado empresarial con el fin principal de apoderarse de la herencia de sus pacientes.

En el momento de la detención, los investigados tenían a su nombre 30 propiedades -viviendas, naves y diversas fincas rústicas ubicadas en la provincia de Burgos y en otras zonas de la geografía española- adquiridas de forma fraudulenta de sus pacientes fallecidos.

Las dos personas han sido arrestadas como presuntos autores de los delitos de estafa, apropiación indebida, falsedad documental, delito contra la integridad moral y blanqueo de capitales. Los investigadores han contado con la plena colaboración de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

RED DE EMPRESAS

La investigación comenzó a principios de este año cuando los agentes tuvieron conocimiento de que varias personas podían estar estafando mediante engaño a multitud de ancianos con un gran patrimonio personal. Con las primeras pesquisas se averiguó que los arrestados se encontraban a cargo de la dirección y gestión de dos residencias de personas de edad ubicadas en la ciudad de Burgos.

Poco después, los agentes descubrieron que estas personas se prevalían de su posición de superioridad para engañar y estafar a sus usuarios. Aprovechándose de su deterioro físico y cognitivo conseguían apropiarse de la totalidad de sus bienes.

Con su argucia, los implicados no solamente se apoderaban del patrimonio inmobiliario de sus clientes -viviendas, naves y diversas fincas rústicas y urbanas tanto en la provincia de Burgos como en otras localidades de la geografía española-, sino también de todo tipo de efectos familiares como joyas, obras de arte, mobiliario e incluso fotografías.

Avanzada la investigación, los agentes comprobaron que los detenidos habían utilizado además a los ancianos como instrumentos para enmascarar sus actividades ilícitas. De esta forma llegaron a situar a sus víctimas como administradores de las sociedades con las que habían conformado un complejo entramado empresarial, dedicado en principio a la gestión de residencias de ancianos. Pero estas empresas en realidad tenían como finalidad la apropiación indebida y el blanqueo de capitales.

(SERVIMEDIA)