Quantcast

Black Friday: webs donde nunca deberías comprar

Este viernes se celebra el Black Friday, una campaña promocional esperada tanto por los comerciantes, que ven como las ventas suben, así como deseada por los consumidores, que aprovechan los descuentos para adelantar los regalos de navidad.
Desde hace siete años, las rebajas se han liberalizado, es decir, son los comerciantes
los que escogen cuándo son. “Las ventas en rebajas podrán tener lugar en los periodos estacionales de mayor interés comercial según el criterio de cada comerciante”, asegura la ley.
Según el Banco de España hay que seguir estas recomendaciones:
  1. Desconfiar de los correos electrónicos de las tiendas cuyo contenido inste “a que proporciones información personal, como nombres de usuario y contraseña”. Muchas veces contendrán errores de traducción y frases mal construidas, y suelen ir encabezados con fórmulas genéricas como “Estimado cliente” o similar.
  2. Hay que fijarse que la web (url) de las páginas a las que se accede comienzan como “https”, sobre todo a la hora de introducir datos de la tarjeta o medio de pago.
  3. Utilizar tarjetas prepago donde se recargue previamente el abono que se va a efectuar o virtuales que se crean específicamente para las operaciones concretas a efectuar.

A pesar de ser un período pensado para los comerciantes, los expertos de DAS Seguros consultados por Qué! recuerdan que durante las rebajas la ley también tiene en cuenta al consumidor y por ello recomiendan no comprar en páginas donde no se cumplan las siguientes reglas

  1. Los comerciantes deben dejar constancia de la reducción de los precios, es decir,
    “deberá figurar con claridad, en cada uno de ellos, el precio anterior junto con el
    precio reducido”, tal y como marca la ley.
  2. Los productos rebajados deben haber estado a la venta antes del periodo de rebajas, además de tener un precio inferior.
  3. En cuanto a la calidad del producto, los expertos recuerdan que está prohibido anunciar o vender productos que estén deteriorados o adquiridos expresamente para su rebaja.
  4. Las tiendas deben aceptar los mismos medios de pago que habitualmente,
    salvo que se indique lo contrario. Si en rebajas no se autoriza, por ejemplo, el
    pago con tarjeta, se debe especificar en un cartel visible para los compradores.
  5. Los comercios tienen la obligación de mantener la misma política de devoluciones que el resto de año. Si sólo admiten devoluciones por productos defectuosos, deben seguir haciéndolo de la misma manera. Si admiten devoluciones a cambio de vales de compra, en rebajas debe ser igual.
  6. Si el producto devuelto tenía un coste antes de las rebajas y se devuelve durante este período, el vendedor tiene la obligación de devolver el coste anterior al de las rebajas.
  7. Si el producto adquirido durante las rebajas está defectuoso rige la misma norma que en el caso de productos adquiridos en período normal de ventas. Es decir, aunque el establecimiento no tenga una política de devoluciones, al tratase de un caso excepcional debe proceder a devolver el dinero, entregar un artículo nuevo o proceder a la reparación del artículo defectuoso.
  8. El vendedor nunca puede alegar que la garantía de un producto es menor a la legal por estar rebajado el precio.