Quantcast

ERC se resiste a facilitar la investidura pero Sánchez no ve alterado su plan

ERC sigue resistiéndose a facilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno aunque reconoce que en la reunión con la delegación socialista se ha establecido “un punto de partida común al constatar la necesidad de abordar políticamente un conflicto político”. Esta es la “escenificación” que esperaban desde el PSOE y Unidas Podemos, donde siguen viendo margen para materializar su plan.

El PSOE constató “puntos de encuentro” para “encauzar el conflicto político en Cataluña” y también reconoció “diferencias” en la primera aproximación con ERC para allanar la investidura de Pedro Sánchez como jefe del Ejecutivo. No obstante, fuentes socialistas entienden que ERC necesita hacer valer su posicionamiento antes de confirmar la abstención.

Los socialistas afrontaban esta cita con cierta inquietud por lo “imprevisible” que es ERC, una valoración que también compartían fuentes de la cúpula de Unidas Podemos sobre el partido independentista que podría ser la llave de la investidura con su abstención.

“Si esta reunión no va bien, no habrá una siguiente”, trasladaban hasta ayer por la noche desde el equipo negociador. Así, a pesar de constatar “diferencias”, ambos comunicados destacan los puntos de encuentro para seguir hablando.

De hecho, se han emplazado a una nueva cita en el Congreso el próximo martes 3 de diciembre, el día en el que se constituyen las Cortes Generales resultantes de las elecciones generales del 10 de noviembre.

Después de algo más de dos horas de reunión en la Cámara Baja, PSOE y ERC despacharon con sendos comunicados su versión del encuentro –que difundieron hora y media después de finalizar–. Decidieron proceder así, en vez de atender a los medios, para evitar el ruido y no distorsionar una negociación que los socialistas ven crucial para que Sánchez cumpla su propósito de ser investido en la semana del 16 de diciembre.

En los equipos negociadores para el futuro gobierno de coalición creen que la dirección de ERC está en el camino de facilitar la investidura, pero no esconden sus dudas por las presiones que esta formación recibe de sus bases, lo que puede “dificultar” el acuerdo y hacerlo “saltar por los aires”.

Enmarcan su actual ‘no’ a facilitar el Gobierno progresista dentro de la previsible “escenificación” de una negociación que admiten que no es fácil porque el contexto en Cataluña puede hacer “saltar por los aires” toda previsión sobre el acuerdo con ERC.

Aún así, Sánchez mantiene su idea de ser investido presidente del Gobierno antes del 20 de diciembre, aunque en su equipo temen giros de última hora por parte de ERC que puedan hacer peligrar un debate de investidura ya fijado.

Fuentes de la negociación recuerdan que ERC ya demostró que “no es de fiar” cuando frustró los Presupuestos Generales del Estado y también creen que su comportamiento puede variar según la situación política en Cataluña.

Las citadas fuentes aseguran a Servimedia que “sólo” se contempla el “plan A”, que pasa por la abstención de ERC, sin mirar hacia el Partido Popular. No obstante, tampoco contemplan en ningún caso la celebración de unas terceras elecciones.

Creen que “sí o sí” tiene que lograrse un gobierno y poner en marcha la nueva legislatura resultante de los comicios generales del 10 de noviembre.

(SERVIMEDIA)