Quantcast

Cumbre del clima en Madrid: ¿es económicamente rentable organizarla?

La 25ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (conocida como COP25 o Cumbre del Clima) supondrá para su ciudad anfitriona, Madrid, un retorno económico cercano a 100 millones de euros.

La ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, hizo esta consideración en un encuentro con periodistas en la sede de su departamento, en Madrid, donde dio cuenta de cómo marchan los preparativos de la COP25.

La Cumbre del Clima se celebrará en Madrid del 2 al 13 de diciembre bajo la Presidencia de Chile, puesto que iba a ser organizada por este país, pero su Gobierno renunció a hacerlo por las revueltas sociales. El ‘bureau’ de la COP aceptó el pasado 1 de noviembre el ofrecimiento de España para que se celebre en Madrid.

Las 24 Cumbres del Clima anteriores costaron entre 37 millones y 178 millones. ésta última cifra corresponde a la de París, donde en 2015 se aprobó el Acuerdo que lleva el nombre de la capital francesa, que es el primer tratado universal de lucha contra el cambio climático.

Respecto a la COP25, Ribera indicó que su coste estará “en torno a 60 millones”, aunque esa cifra es orientativa. Además, precisó que una parte corresponde a inversiones o desembolsos realizados en Santiago de Chile y que serán trasladables a Madrid, otra por patrocinios internacionales programados para la capital chilena y otra se refiere a nuevos patrocinios que se captará en España.

Para ello, el Gobierno ha declarado la COP25 como acontecimiento de excepcional interés público, lo que supone incentivos fiscales al mecenazgo de empresas e instituciones que quieran sumarse.

Respecto al impacto económico, Ribera comentó que habrá un “impacto positivo de Madrid el entorno de los 100 millones de euros” teniendo en cuenta una aproximación de lo que aportará cada visitante tipo en una conferencia de esas características. No obstante, añadió que tanto en los gastos como en los ingresos se trata de “primeras cifras muy abiertas”.

“TIEMPO PARA LA ACCIÓN”

Por otro lado, Ribera destacó que le gustaría que la Cumbre del Clima de Madrid acabe con la idea general de que es “tiempo para la acción” en la lucha contra el cambio climático, pese al negacionismo del presidente de Estados Unidos, Donal Trump, cuya Administración ha iniciado el proceso de salida del Acuerdo de París, lo que tendría lugar como muy pronto el 4 de noviembre de 2020, esto es, un día después de las elecciones presidenciales en el país norteamericano.

“Si hay quien retrasa su propia capacidad de acción, se impone la voluntad de actuar de todo el mundo. Ese mismo mensaje me parece que es fundamental que sea el eco que quede en nuestro país al finalizar la Conferencia de las Partes. Vivimos crisis ambientales de todo tipo, hemos vivido de espaldas a los límites planetarios en muchas ocasiones, pero lo hemos identificado”, comentó.

Ribera se mostró convencida de que la mayoría de los españoles abogan por la lucha contra el cambio climático y añadió que a las agendas industrial, financiera y tecnológica hay que incorporar la ambiental en las tomas de decisiones.

En relación a Trump, Ribera indicó que el Gobierno español invitará “evidentemente” a los jefes de Estado y de Gobierno para que acuden a la sesión inaugural de la Cumbre del Clima, que tendrá lugar el próximo 2 de diciembre.

La ministra comentó que los equipos chileno y español mantienen una relación “muy intensa y constante” en los preparativos de la COP25 y que están trabajando “a toda velocidad” en aspectos logísticos para que la Cumbre sea un éxito en Madrid.

La Cumbre del Clima de Madrid se celebrará en siete pabellones del Ifema, que abarcan más de 100.000 metros cuadrados, además de un espacio adicional de unos 13.000 metros cuadrados en centros de convenciones y salas de reuniones. El montaje se iniciará el próximo 17 de noviembre.

Habrá dos lugares principales: la Zona Azul, que es el espacio administrado por la ONU y en el que se celebrarán las negociaciones multilaterales de los delegados de los países, y la Zona Verde, reservada para las ONG y otras entidades para que celebren sus actividades.

(SERVIMEDIA)