Quantcast

Las arcadas de Chicote al ver el estado de un restaurante en Valencia

La última edición de ‘Pesadilla en la cocina’ fue eso mismo: un auténtico drama para el presentador del programa que no pudo reprimir las arcadas al ver el estado en el que se encontraba el local.

El lugar elegido para grabar el programa era La Cueva de San Juan, un lugar absolutamente dejado donde nada estaba como debía.

Además del mal estado en el que se encontraba el local (la cocina no se limpiaba desde hacía mucho tiempo), la situación de los alimentos también dejaba mucho que desear: carne podrida, latas con óxido, etc…

Un caldo de cultivo que hacía que el olor que se respiraba fuera insorportable. «Es el parque de atracciones de la mugre», lo definió Chicote.