Quantcast

Iglesias afea a Sánchez la “vergüenza” de que acepte entrevistas “facilonas” pero no debates

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, denunció este sábado que “es una vergüenza” y “una falta de respeto a sus votantes” que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, “no tenga problema en dar cinco entrevistas facilonas” pero sólo acepte un debate electoral.

Iglesias estrenó la precampaña con un encuentro con militantes en Madrid en el que atacó el empeño del PSOE en reducir al mínimo los debates televisados en la campaña. “¿Por qué no quiere Pedro Sánchez debatir, por qué se esconde?”, bramó, antes de subrayar su propia habilidad en estas lides.

“No es que ganemos los debates, es que en los debates la gente nos escucha directamente, sin que nadie haga el corte”, interpretó. “Es una vergüenza que haya quien quiera ser presidente y no tenga problema en dar cinco entrevistas, pero, ir a debates, no”. Luego calificó la renuencia del líder del PSOE a esta práctica como “una falta de respeto a sus votantes”, que “le quieren ver en debates, no haciendo entrevistas… facilonas”.

Por lo demás, Iglesias repitió sus críticas habituales a Sánchez por no querer formar gobierno con Podemos, como reveló en la entrevista en la que “le traicionó el subconsciente” y dijo que no dormiría bien si lo hubiera hecho. Tachando de “ristra de excusas” los motivos que el PSOE alegó para no formar el Gobierno de coalición, remató: “Mintieron, no dijeron la verdad; por eso hay una repetición electoral”.

A partir de ahí, y aun insistiendo en que se equivocó al creer al presidente, conjeturó que no fue el único, porque “muchos pensaron que Pedro Sánchez era diferente a Susana Díaz”, cuando, “empujado por una militancia socialista valiente”, ganó las primarias al aparato del partido y a los poderes mediáticos y parecía que “iba a apostar por la izquierda”.

Sin embargo, prosiguió, “los españoles no son imbéciles, no se les puede engañar dos veces, y ya nadie se cree que Pedro Sánchez sea diferente a Susana Díaz”, y precisamente “por eso existe la posibilidad de que seamos fuertes y no sean capaces de cerrar el ciclo” iniciado en 2016 y en el que el poder ha impedido a toda costa que Podemos entre en el Gobierno. Por primera vez, Iglesias pasó a interpretar la rebelión de los barones socialistas contra Sánchez, no como consecuencia de su intención de pactar con él, sino de que supuestamente quiso repetir elecciones hasta que los españoles votaran lo que él quería.

Tras volver a justificar su rechazo a dejar gobernar a Sánchez en solitario señalando que el PSOE les engañó al incumplir su acuerdo programático, Iglesias se refirió al coloquio que ayer mantuvieron los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy, que según él, dijeron que “en este país tiene que haber una coalición entre el PP y el PSOE”; en realidad, sólo el exlíder popular lo propugnó.

El candidato de Podemos contraatacó que “la única garantía de que no haya esa coalición es que Unidas Podemos después del 10-N esté muy fuerte”, aunque a la vez resaltó que es “espectacular” que, después de los “mecanismos ilegales, de delincuentes”, que han empleado las cloacas contra ellos, “sigamos teniendo la fuerza que tenemos”.

Iglesias atribuyó a Sánchez el plan de provocar la repetición electoral porque está “dispuesto a hacer lo que sea para que salgamos del 10-N más débiles”, y, frente a ello, pidió el voto para quebrar el empeño del presidente en no dejarles gobernar. “¿Pensais que los cambios se hacen porque todo el mundo quiere?”, preguntó, para responderse: “Las grandes conquistas sociales se consiguen empujando, empujando y empujando”. Luego añadió que “la clave para derrotar lo que significó el 15-M” es precisamente impedir que ellos entren en el Gobierno.

El líder de Podemos justificó su afán de estar en el Gobierno para que “deje de ser un coto privado de Florentino Pérez” e incluso llamó a seguir el rastro del dinero, los vínculos con Florentino Pérez de «figuras que tienen el beneplácito de los medios de comunicación”, en lo que pudo ser una alusión a Íñigo Errejón.

Otro distanciamiento con éste vino cuando Iglesias remarcó que “esta campaña no va de quién es progresista, sino de quién está dispuesto a defender a la gente de este país” de la subida del alquiler y de la luz, porque “a patriotas ahí no nos gana nadie». En esa línea, volvió a presumir de independencia de los bancos y las grandes eléctricas y de que los diputados de Unidas Podemos no son “encorbatados” como los de PP, PSOE y Cs sino que están “hechos de otra pasta”.

Sin saber todavía que Albert Rivera iba a abrirse a investir a Pedro Sánchez, apuntó que si Ciuadanos está abajo en las encuestas es porque no jugó el papel que se le exigía de apoyar al PP o PSOE para que éste no tuviera que gobernar con Podemos.

(SERVIMEDIA)