Quantcast

La ONU urge a la UE a facilitar puerto seguro al ‘Open Arms’ y al ‘Ocean Viking’ ante las tormentas que se avecinan

La organización de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) instó este martes a la Unión Europea (UE) a facilitar un puerto seguro a los dos buques de rescate que permanecen en el Mediterráneo con 507 personas rescatadas a bordo, el ‘Open Arms’ y el ‘Ocean Viking’, ante las tormentas que se esperan en los próximos días y el empeoramiento de su situación.

“Dejar en alta mar y en estas condiciones meteorológicas a personas que han huido de la guerra y la violencia en Libia sería infligirles aún más sufrimiento. Se les debe permitir desembarcar de inmediato y tener acceso a una ayuda humanitaria que tanto necesitan”, declaró este martes el enviado especial de Acnur para el Mediterráneo Central, Vincent Cochetel.

El buque español ‘Open Arms’ y el ‘Ocean Viking’ se encuentran actualmente en aguas internacionales, el primero con más de 150 personas a bordo y el segundo con 356 rescatados, a la espera de un puerto seguro, tras la negativa de Italia y Malta para desembarcar a los rescatados.

En este sentido, la ONU insta a Europa a dar un paso adelante y afea si hipocresía: “Muchos líderes europeos expresaron su consternación tras los sucesos del mes pasado cuando más de 50 personas perdieron la vida en un bombardeo mientras se encontraban en el centro de detención en Tajoura, en Libia, y cuando 150 más murieron en el mayor naufragio ocurrido en el Mediterráneo en 2019”, destacó.

Para Acnur, “estos sentimientos se tienen que traducir ahora en una verdadera solidaridad con las personas que huyen de Libia, y debería incluir el proporcionar acceso al territorio y a los procedimientos de asilo para aquellas personas que soliciten protección internacional”.

Según datos de esta organización para los refugiados, casi 600 personas han muerto o desaparecido en el Mediterráneo central en 2019. Es en este mar donde más personas mueren, comparando las llegadas y muertes en las rutas del Mediterráneo occidental y oriental.

Muchos de los rescatados por estos dos barcos son supervivientes de abusos en Libia y proceden de países que generan refugiados. “Todos ellos están en necesidad de asistencia humanitaria y algunos han expresado ya su voluntad de pedir asilo”, señaló la entidad de la ONU, que pide “un puerto de desembarco seguro de inmediato y compartir la responsabilidad entre los Estados para la acogida tras el desembarco”.

(SERVIMEDIA)