Quantcast

Buena sintonía entre el alcalde moyense y el consejero insular de Obras Públicas en materia de carreteras

El máximo edil de la Villa de Moya, Raúl Afonso, y el vicepresidente y consejero de Obras Públicas e Infraestructuras del Cabildo de Gran Canaria, Luis Ibarra, mantuvieron un primer encuentro de trabajo en el que abordaron los diferentes proyectos pendientes para las vías del municipio

Ambos dirigentes departieron sobre la ampliación y mejoras de la GC-75 y la GC-752; la municipalización de varias vías; la continuación del corredor peatonal de El Lance y El Frontón; o la situación del Plan Territorial Parcial del Norte Arucas-Moya-Santa María de Guía (PTP-15), entre otros temas

El alcalde de la Villa de Moya, Raúl Afonso, y el vicepresidente y consejero de Obras Públicas e Infraestructuras del Cabildo de Gran Canaria, Luis Ibarra, mantuvieron una reunión de trabajo en sede de la Corporación insular, para abordar los diferentes proyectos en materia de carreteras pendientes en el municipio norteño. Tales como la ampliación y mejoras de la GC-75 y GC-752, en los tramos comprendidos entre El Pagador-casco de Moya y entre La Fonda-Fontanales y entre el cruce de Los Dragos-Cabo Verde y el casco, respectivamente; la municipalización de las vías del Barranco del Laurel y la Avenida Cabildo Insular; la continuación del corredor peatonal de El Lance y El Frontón; o el estado de la licitación de las obras de rehabilitación del muro afectado por las lluvias torrenciales de 2015, en el barrio de La Barranquera. Entre otros asuntos, como la reestructuración de la GC-751 para albergar el futuro paseo marítimo del Charco de San Lorenzo, la situación del Plan Territorial Parcial del Litoral del Norte Arucas-Moya-Santa María de Guía (PTP-15) o la viabilidad del documento del Plan Insular de Ordenación (PIO), que propone ampliar la circunvalación Arucas-Firgas hasta la Villa de Moya atravesando el Barranco de Azuaje.

Se trata del primer encuentro de este tipo entre un consejero insular y un alcalde, tras la constitución del Cabildo grancanario el pasado jueves 25 de julio, que se produjo a solicitud del máximo edil moyense y que se saldó con el emplazamiento a una visita oficial a la Villa de Moya en próximas fechas. Raúl Afonso agradeció a Luis Ibarra la celeridad con la que atendió su requerimiento y “la actitud dialogante y el compromiso de analizar las propuestas planteadas” a la Consejería de Obras Públicas e Infraestructuras. En este sentido, “hemos encontrado muy buena sintonía y predisposición a atender los proyectos que mejorarán la conectividad de nuestro municipio”, manifestó el alcalde norteño. Quien también confía en que durante toda la legislatura que acaba de comenzar “impere este endentimiento y la lealtad institucional, más allá de las siglas políticas, para trabajar de la mano entre ambas administraciones en beneficio de la ciudadanía”, concluyó Afonso.

En la misma línea se pronunció el vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria, quien calificó esta reunión como “muy positiva” y reconoció que “tenía mucho interés en empezar a mantener estos encuentros con los alcaldes, para conocer la realidad de las carreteras de la isla”. Asimismo, sobre las diferentes posiciones de los municipios del Norte en relación al PTP-15, Luis Ibarra aseguró que “evidentemente nos preocupa mucho solventar la GC-2 en estos cuatro años para acabar con los problemas históricos de esta carretera”. Y en cuanto al resto de propuestas abordadas con el alcalde moyense se mostró optimista pues “tenemos un convenio de carreteras con el Estado y un presupuesto en la Consejería en torno a los 30 millones de euros para los capítulos 6 y 7” y, por tanto, “disponemos de recursos para hacer frente a los proyectos”. Sin embargo, el consejero insular de este área subrayó que “tenemos problemas de personal, con muy pocas personas, y es donde debemos incidir”, para concluir afirmando que “tenemos por delante cuatro años ilusionantes para mejorar las carreteras de Gran Canaria”.