Quantcast

La seguridad, la limpieza y el confort, elementos clave para garantizar el crecimiento de las empresas

La economía española ha sido tachada en numerosas ocasiones de poco productiva, o mejor dicho, las empresas españolas. Las reformas llevadas a cabo desde que comenzara la crisis económica allá por el 2008, hace más de una década, han estado dirigidas en gran parte hacia mejorar la competitividad de las empresas españoles en materia de reducción de salarios, es decir, si queremos ser igual de competitivos que otros países pujantes y en desarrollo, la opción pasa por reducir los salarios.

Las estrecheces económicas se han solventado, en parte, al menos a nivel macroeconómico, a base de sucesivas reformas económicas que han flexibilizado el despido y que han permitido que para los empresarios sea más fácil generar empleo, aunque sigue siendo cierto que la cuestión de los salarios debe mejorarse significativamente.

Ya en el año 2017, el Gobierno y los agentes sociales, sindicatos y patronal, firmaron un acuerdo para ir subiendo progresivamente el salario mínimo hasta alcanzar los 850 euros mensuales si la economía alcanzaba determinados límites de crecimiento. El gobierno actual, en su propuesta de presupuestos para el nuevo año incluye una medida que está recibiendo críticas y halagos por igual, la subida del salario mínimo a los 900 euros.

Pero todas estas medidas no dejan de ser, de algún modo, medidas o acciones de las que no pueden participar las empresas de manera directa, pues dependen de grandes acuerdos y de la situación de la economía a nivel global. Por otra parte, existen otras intervenciones más a pequeña escala que permiten a las empresas crecer, ser más productivas y generar una mejor imagen a los clientes que les consiga ser más competitivas.

La seguridad, vigilar que no se produzcan intentos de robo ni pérdida de información

Para cualquier empresa, la seguridad es un elemento fundamental. Ya no hablamos únicamente de seguridad de la llamada offline, sino también la ciberseguridad. La seguridad informática se ha convertido en un aspecto clave en cualquier organización, pues en la red o en los servidores se almacena información vital de la empresa.

En la actualidad vemos de manera frecuente episodios de ciberataques a empresas. Estos ataques afectan a clientes e inversores y, en algunas ocasiones, pueden poner en jaque la seguridad nacional o regional si los intentos de conseguir información de manera fraudulenta se producen ante organismos de las diferentes administraciones.

Por esta razón, muchas organizaciones tienen que prestar especial atención a protegerse de posibles ataques eventuales, ya que nadie está a salvo de los malware.

No cabe duda de que la seguridad en la red, la ciberseguridad, es importante, pero también lo es la seguridad física, es decir, asegurar las instalaciones físicas de posibles accesos indebidos para cometer delitos.

Son muchas las empresas que cuentan con seguros de todo tipo para evitar estas situaciones. Un consejo importante para cualquier empresa es tener siempre a mano el contacto de una empresa de cerrajeros. Los despistes son una práctica común en cualquier persona, y ya sea por esta razón o por intentos de robo, en ocasiones es adecuado avisar a estos profesionales, y ya sea para la apertura de puertas o por un cambio obligado de puertas, contar con empresas como https://www.cerrajerosvalencia24.es siempre es de gran ayuda.

En ocasiones, este tipo de actuaciones ya están incluidas en la contratación de los diferentes seguros, pero si así no fuera, insistimos en lo positivo de tener a mano el contacto de cerrajeros urgentes valencia. Esta es una empresa de cerrajeros 24 horas en Valencia, y responden a todo tipo de solicitudes, sea cual sea el momento del día, pues su principal virtud es que son cerrajeros urgentes en Valencia.

El orden y la limpieza, mejor ambiente de trabajo

La seguridad es vital para garantizar la supervivencia de una empresa, al igual que también es importante mantener a raya otras preocupaciones, como el orden y la limpieza.

Está comprobado que aquellas organizaciones donde se cuidan estos detalles, sus empleados alcanzan mayores índices de productividad. La limpieza y la higiene son claves y, en muchos casos, es una cuestión obligada por normativa, especialmente en ambientes industriales y lugares concretos de las instalaciones, como los baños, para garantizar la salud de los empleados.

Si quieres conocer empresas de limpieza para tu oficina, puedes Ver aqui algunas de ellas. Estas empresas, algunas de ellas, no solo llevan a cabo tareas de limpieza, sino que se encargan del mantenimiento y otros servicios generales.

Como ocurre con la seguridad, la falta de limpieza es un factor limitante para el desarrollo del trabajo en una empresa. La ausencia de higiene tiene una consecuencia inmediata: el ascenso de las enfermedades y el ausentismo laboral.

El orden es el otro gran reto a alcanzar para maximizar la productividad. Los espacios de trabajo ordenado reducen las distracciones, el orden consigue que los trabajadores se enfoquen en aquello que es más relevante y prioritario para la eficiencia de la empresa.

El orden guarda mucha relación con un tercer aspecto prioritario que las empresas deben cuidar si quieren mejorar su productividad y maximizar beneficios, el confort de sus empleados.

La relación entre el confort y la productividad

Convertir el espacio de trabajo en un lugar confortable es aconsejable para mejorar la productividad. Factores como la luz, la temperatura, el ruido o el orden del que hablábamos anteriormente son determinantes para mantener la concentración y desarrollar la creatividad en todo momento.

Muchas empresas optan cada vez más por colocar platos de ducha en sus instalaciones y vestuarios para darse un baño, para ganar en comodidad y poder despejar su mente del estrés laboral. Si estás interesado por esta idea, compra la reconocida marca de platos de ducha Kof Bath Design en TratoBarato.

Una ducha o pequeños descansos tras largos periodos de tiempo trabajando ayudan a desconectar y enfocar las ideas hacia conseguir el objetivo, pero todo esto no sirve de nada si no se complementa con otras acciones o políticas de empresa en las que se priorice el confort de los empleados: ventilación adecuada, iluminación natural, apostar por la ergonomía y las posturas cómodas y evitar ruidos desagradables.