Compartir

Gran susto el que vivieron el pasado viernes los pasajeros de un avión de la compañía Vueling que cubría la ruta entre Málaga y Barcelona.

El aparato tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto del Prat después de que la cabina donde se encontraba el pasaje y la tripulación comenzara a llenarse de humo.

Según marca el protocolo de seguridad todos se tuvieron que lanzar por los toboganes.

 “Todos los clientes fueron evacuados de manera segura. Vueling se encuentra investigando el incidente con las autoridades competentes para determinar las causas”, explicó la aerolínea.

Sin embargo los pasajeros se quejaron de falta de información y coordinación.