Quantcast

Verduras, precocinados, cereales, aceites y legumbres, los alimentos que generan mayor desperdicio

Las verduras y hortalizas (12%), los precocinados (10%), los cereales y derivados (10%), los aceites y las grasas (10%) y las legumbres (10%), fueron los grupos de alimentos y bebidas que contribuyeron en mayor medida a generar desperdicio de comida, según un estudio publicado en la revista científica internacional ‘Nutrients’, resultado del trabajo científico ‘ANIBES’, que ha ahondado tanto en la cantidad como en la tipología del desperdicio alimentario que se deja en el plato, tanto en el hogar como fuera de él, en la población española.

Tal y como señalan los expertos, los estudios realizados hasta ahora, en este sentido, se han centrado en el desperdicio global generado por los consumidores, pero sin cuantificar la cantidad o sin describir los grupos alimentarios que contribuyen a este desperdicio en los platos y vasos.

Tras los principales grupos de alimentos antes mencionados, el estudio determina que la carne y productos cárnicos supusieron un 8% de los desperdicios, el mismo que las salsas y los condimentos.

En la parte inferior de la tabla, se encuentran las frutas (6%), los aperitivos (6%), los pescados y mariscos (6%), los huevos (5%), la leche y productos lácteos (3%), los azúcares y dulces (2%), las bebidas alcohólicas (2%) y las bebidas sin alcohol (2%).

GENERAN MÁS DESPERDICIOS LAS MUJERES

Según ha explicado el autor principal del trabajo, el doctor Gregorio Varela-Moreiras, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad San Pablo-CEU y presidente de la Fundación Española de la Nutrición, de entre la población participante en la encuesta (de entre 9 y 75 años) las mujeres son las que más desperdicio alimentario generan.

En concreto, señala el experto, generan 11,7 gramos de desperdicio al día (g/día), frente a los 4 g/día que generan los hombres.

En lo que se refiere a grupos de edad, los niños de entre 9 y 12 años fueron los que más desperdicio alimentario acumularon tanto dentro como fuera del hogar (20,3 g/día), seguidos por los adolescentes de entre 13 y 17 años (12,7 g/día).

“Por su lado, los adultos generaron 8,3 g/día y las personas mayores no generaron ningún tipo de desperdicio alimentario en el plato”, comenta Varela-Moreiras. “Cabe destacar además que las cantidades de sobras fueron mayores en el hogar que fuera de él”, ha indicado.

LA COMIDA Y LA CENA EN PRIMER LUGAR

En el estudio se recoge, además, que la comida (40%) fue el momento de consumo donde mayor cantidad de desperdicio alimentario se generó, seguida de la cena (27%), el desayuno (11%) y la merienda (8%).

El autor principal ha indicado, además, que “en lo que se refiere a las diferencias entre los días de la semana” se detecta una mayor generaron menos desperdicios alimentarios “los fines de semana en comparación con los días laborables, independientemente de dónde se consumían”.

Comentarios de Facebook