Compartir

Salvamento Marítimo incorpora por primera vez un dron -aparato volador no tripulado- de la Agencia Europea de Seguridad Marítima para vigilar el Mediterráneo, con el objetivo de realizar misiones de control de contaminación, búsqueda y rescate de personas desde la base de Huelva.

Con estos vuelos, que se prolongarán hasta el mes de marzo, se está analizando el potencial de los sistemas de aeronaves pilotadas remotamente (RPAS), más conocidos como drones, como herramientas eficaces de vigilancia marítima en “escenarios operativos para misiones multipropósito”, explicó Salvamento Marítimo.

El dron es el avión ligero AR5 de la empresa portuguesa Tekever, con un peso máximo al despegue de 150 kilogramos. Dentro de su equipamiento, la aeronave cuenta con una cámara electro-óptica y un radar marítimo.

 

Tanto el seguimiento del vuelo como la observación de los datos recogidos por sus sensores se realiza directamente desde los centros de coordinación de Salvamento Marítimo, que son los responsables de dirigir la misión.

Por parte de Salvamento Marítimo están participando el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Huelva, el Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo y la Dirección de Operaciones.