Compartir

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, aseguró este viernes que el acuerdo de investidura y de gobierno con Unidas Podemos estuvo “a punto” de cerrarse y se mostró “convencida de que los puntos están ahí”, aunque considera que “no tiene sentido” volver a intentar la investidura de Pedro Sánchez si no hay un cambio de posición del resto de formaciones políticas.

En una entrevista en RNE recogida por Servimedia, Montero, quien formó parte del equipo negociador del PSOE en las conversaciones con Unidas Podemos para la formación de gobierno, afirmó que es la segunda vez que la formación morada impide la investidura de Pedro Sánchez y “esas cosas no caen en saco vacío”, por lo que añadió que en estos momentos “es lógico que exista una frustración y desconfianza, pero que tenemos que superar todos por el bien del país”. En este sentido, subrayó la necesidad de “recuperar la capacidad de encuentro y de diálogo”.

 

Para la ministra en funciones, la oferta del PSOE a Unidas Podemos, con una vicepresidencia social y las carteras ministeriales de Vivienda y Economía Social, Igualdad y Sanidad, era “realmente interesante” e “irrenunciable” para Unidas Podemos, por lo que destacó el “error” de Pablo Iglesias al rechazarla.

En este sentido, la ministra mencionó la diferencias de personalidades entre Iglesias e Irene Montero y opinó que la entrada de ésta en el Gobierno a través de una vicepresidencia habría supuesto “una manera de entender el Gobierno que hubiera funcionado”.

CAMBIO DE POSICIÓN

Montero aseguró que el PSOE “seguirá intentando una investidura”, al considerar “inadmisible” que los ciudadanos tengan que volver a votar, por lo que pidió a PP, Ciudadanos y Unidas Podemos su “abstención” para que se forme un Gobierno que atienda los distintos “temas urgentes” pendientes en el país.

Sin embargo, preguntada por un posible nuevo intento de investidura, la ministra señaló que el Rey volverá a hacerle el encargo a Sánchez sólo “si hay posibilidad de que pueda ser exitosa”, y para ello el resto de formaciones “tendrán que cambiar su posición y recorrer un camino distinto”, ya que, de lo contrario, “no tiene sentido volver a convocar la investidura”.

Preguntada por si el PSOE mantiene la oferta de gobierno de coalición a Unidas Podemos, Montero evitó responder, calificó de “decepcionante” lo ocurrido y acusó a Iglesias y su partido de querer “hacer dos gobiernos en uno”. “Este Gobierno tiene una dignidad”, añadió.

Por otro lado, Montero insistió en pedir la abstención del PP y, preguntada por las declaraciones de ayer del presidente de la Xunta de Galicia, el popular Alberto Núñez Feijóo, sobre la posibilidad de que el PP se abstenga para facilitar la investidura a cambio de alguna propuesta, consideró esta idea “interesante” y recordó que las comunidades autónomas necesitan que haya investidura y presupuestos para actualizar las entregas a cuenta.