Quantcast

Fiscalía eleva a definitivas sus conclusiones en el juicio contra el etarra Guridi Lasa

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha elevado a definitivas sus conclusiones en el juicio que se ha celebrado durante dos días contra el etarra José Ignacio Guridi Lasa, alias ‘Xabi’, y pide penas de cárcel que suman 52 años por dos delitos de asesinato en grado de tentativa y un delito de estragos terroristas en grado de tentativa.

Al etarra, que se negó a declarar, se le juzgaba por haber colocado en noviembre de 2000 un artefacto explosivo en la jardinera ubicada en el alfeizar de la ventana de una vivienda, creyendo que en el domicilio, en la localidad navarra de Cintruénigo, vivía un agente de la Guardia Civil.

Guridi Lasa sí que ha hecho uso del turno de última palabra, cuando ha reconocido el daño causado como miembro de la banda terrorista ETA, ha mostrado su respeto a las víctimas y ha mostrado su compromiso con las vías democráticas.

EL ATENTADO FALLIDO

Según constaba en el escrito de acusación del Ministerio Fiscal y han confirmado los diferentes testigos que han declarado, Guridi, que formaba parte del comando ‘Totto’ de ETA, junto con otros dos componentes del mismo y siguiendo las órdenes del responsable del mismo, colocaron el artefacto en la ventana que daba al salón comedor de la vivienda, en la primera planta, “con el objetivo de causar la muerte de un miembro de la Guardia Civil que residió en la misma en régimen de alquiler hasta el mes de marzo de 1996”.

Los etarras desconocían que el agente se había trasladado a otra localidad, y que la casa estaba habitada en esa fecha por una mujer -que no era de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado- y su hijo de cuatro años.

En el escrito de calificación de Fiscalía se explica que el artefacto estaba en una fiambrera de plástico que colocaron dentro de la jardinera. Dentro de la maceta ubicaron también dos chapas metálicas, para que sirvieran de metralla al estallar, y 10,4 kilogramos de explosivo ‘titadyne’.

El montaje, que camuflaron poniendo tierra en la parte superior y las plantas habituales de dicho macetero, begoñas, disponía de un sistema de retardo por relojería que contaba con un reloj Casio a modo de interruptor.

Pero la bomba no llegó a explotar debido a la interrupción del fluido eléctrico del circuito, ocasionado por la rotura de los hilos conductores del cableado. El artefacto fue hallado a los pocos meses, en 2001, y los especialistas del GEDEX de la Guardia Civil de Navarra lo desactivaron.

Dada la potencia del mismo, habría causado la muerte a cuantas personas se encontraran en la vivienda y hubiera ocasionado la destrucción tanto de la fachada lateral como posterior de la vivienda y daños estructurales a otras casas adosadas a la misma, según uno de los peritos que declararon.

EL COMANDO ‘TOTTO’

El acto fue reivindicado en diciembre de 2000 en un boletín interno de la organización terrorista (Zutabe) ETA y posteriormente mediante un comunicado en Gara en enero de 2001. También fue reivindicado en 2004 en la publicación de ETA denominada Zuzen.

Guridi Lasa ya ha sido condenado previamente por un delito de atentado y daños terroristas en 2000, por subversión del orden constitucional o alterar la paz pública en 2002, por estragos terroristas y detención ilegal en 2004, por delitos de atentado terrorista y estragos terroristas en 2004, por delito de colaboración con terroristas, falsedad documental con fines terroristas, robo de vehículo, detención ilegal y tenencia ilícita de armas en 2005, y por estragos y lesiones de carácter terrorista también en 2005.

Los otros miembros del comando ‘Totto’ así como su responsable en la organización no son juzgados en esta causa al estar pendiente la resolución de la orden europea de detención (OEDE) por las autoridades francesas.

Comentarios de Facebook