Compartir

La vicesecretaria general de Política Social del Partido Popular, Cuca Gamarra, volvió este viernes a apelar a “la responsabilidad y madurez” de Ciudadanos y Vox para “llegar a los acuerdos que los ciudadanos nos han pedido en las urnas” y “no defraudar” a sus votantes y a todos los electores del centroderecha.

En una entrevista en RNE recogida por Servimedia, la integrante del comité negociador del PP tras el 26-M respondió así cuando se le preguntó por los problemas que puedan surgir en municipios y autonomías si Cs y Vox se rechazan. Incidió en que los españoles en las pasadas elecciones mandaron el mensaje de entenderse entre diferentes para que el centroderecha gobierne donde sea posible y “eso tenemos que hacer realidad”.

 

Subrayó que, en base a ese mandato, el PP está hablando y sentándose tanto con Cs como con Vox para “hacer posible esa confianza que han depositado los votantes en el centroderecha”. Y avisó: “No debemos defraudar” ni a los propios votantes ni al resto de los electores del centroderecha.

Abundó en que la falta de acuerdos supondrá “quebrar la confianza” de estos españoles que quieren políticas desde los principios del centroderecha, basadas en la libertad y la bajada de impuestos. “Ese es el mandato de las urnas y de sus votantes también”, recalcó la vicesecretaria general del PP.

En cuanto a Canarias y la posibilidad de una cuerdo entre el PP y el PSOE para relevar a CC, Gamarra consideró que “hay que ser muy respetuosos” con las negociaciones que se llevan a cabo en cada territorio y recalcó que es el líder de los populares canarios, Asier Antona, quien tiene la legitimidad para abordar los contactos desde la confianza que ha recibido del líder nacional, Pablo Casado.

Sobre Melilla y el supuesto de ofrecer al PSOE una coalición, incidió en que “todavía hay tiempo y muchas negociaciones abiertas y eso se tiene que llevar al territorio”. “Prudencia y responsabilidad”, destacó ante las “distintas opciones y posiciones” que en cada lugar se están trabajando. Eso sí, desde “el convencimiento de que sea el centroderecha quien gobierne los distintos territorios”, pues esa es “la línea prioritaria” en la que se está trabajando.

Por último, en lo que se refiere a Navarra, volvió a exigir al PSOE que apoye a la coalición Navarra Suma –integrada por PP, Cs y UPN− para que las fuerzas constitucionalistas estén al frente del Gobierno foral y de la Alcaldía de Pamplona. Lo contrario, avisó, enviaría el mensaje de que los socialistas prefieren “un gobierno débil”. Además, reiteró que el PP no tendrá ningún inconveniente si UPN decide abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez.