Compartir

Hubo un tiempo en el que los jugadores se pirraban por los juegos en 2D en el que había que correr hacia la derecha mientras íbamos deshaciéndonos de multitud de enemigos. Contra, Metal Slug y otros muchos juegos hicieron grande a este género del Run and Gun. Ahora se llevan otras cosas y las compañías en pocos casos están dispuestas a revivir esas viejas licencias pero hay unos pocos valientes que si que apuestan por este tipo de juegos: Los creadores Indie. JoyMasher es el desarrollador de Blazing Chrome, uno de esos “héroes” que siguen creando contenido para los nostálgicos de aquella época.

Y es que Blazing Chrome no deja de ser un juego de estilo pixelado de disparar y correr hacia la derecha enmarcado dentro del género que se hizo grande en los 16 bits. Dentro de su marco futurista, está inspirado en 21xx con un argumento parecido al de Terminator en el que las máquinas han dominado al hombre. Aun quedan unos supervivientes, uno de ellos es Mavra, que junto a su robot Doyle son a última esperanza de la humanidad.

La misión suicida a la que nos enfrentaremos comienza eligiendo la dificultad de la partida. Tenemos tres modos, aunque solo 2 están abiertos cuando comenzamos el juego: El modo fácil en el que no entraremos en las listas de clasificación mundiales, el modo normal, que si contará para estas listas, tenemos menos vidas y es algo más complicado y el modo Experto, digno reto para los más habilidosos en este género y que quieras pasar un mal (o buen rato) con este Blazing Chrome.

El juego no se anda con rodeos y comienza con la acción desde el minuto 0. Como decíamos antes, tendremos que ir avanzando por el nivel derrotando una gran multitud de enemigos a base de disparos. Podremos ir disparar en todas las direcciones tanto en movimiento como en estático. A medida que vayamos avanzando y eliminando a los contrarios, algunos nos soltarán bonus como distintas armas que tendremos que usar con cabeza y en su momento justo.

Hay armas que dan más apoyo de fuego, otras que cambian el tipo de disparo y no todas son útiles en todo momento así que tendremos que ir sabiendo cuándo utilizar unas y otras. En otros juegos de este tipo, cuando moríamos el bonus del arma se quedaba en pantalla para recogerlo una vez revivíamos, aquí los desarrolladores brasileños nos han querido poner las cosas más complicadas y el arma que teníamos equipada la perderemos si caemos en la batalla.

Además de las armas diferentes, podremos equipar tres tipos de potenciadores que nos otorgarán mejoras en defensa con un escudo que nos permitirá aguantar dos disparos, de ataque otorgándonos una unidad que dobla nuestro disparo y de velocidad que nos permitirá hacer saltos dobles y desplazarnos a mayor rapidez, algo que se agradece y que nos salvará de muchas muertes prematuras.

El juego también da mucha variedad en la jugabilidad porque no todo será ir con Mavra disparando por la pantalla. Vamos a poder entrar dentro de un robot gigante que mejorará el ataque, ir agarrado con este robot a un helicóptero, volar en una fase con una mochila propulsora, pilotar motos aerodeslizadoras y algunas otras situaciones que no os vamos a desvelar pero que van a ser la mar de divertidas y diversas. Si algo no tiene este Blazing Chrome es monotonía.

El juego es corto realmente ya que en poco más de 1 hora vamos a acabarlo pero si de algo no carece es de tranquilidad, en todo momento tendremos que estar en tensión apretando el botón de disparo, vigilando que no nos de ninguna bala, eliminando a golpe cuerpo a cuerpo a los enemigos que estén pegados a nosotros y luchando contra una buena cantidad de semijefes y jefes finales de nivel. Los primeros serán algo más sencillos que los segundos, como un pequeño aperitivo. Todos los enemigos de lo más variado y con bastantes diseños, aunque a la velocidad que se desarrolla la partida, en esto no vamos a poder fijarnos demasiado.

Tras pasarnos el juego por primera vez se desbloquearán varios personajes y nuevos modos de juego además de la dificultad experto con 3 vidas por crédito y un límite de 3 créditos para terminar de nuevo la partida. Y es que Blazing Chrome no es sencillo y tendremos que aprender el patrón y los peligros con el método del morir y volver a empezar. Si que es cierto que en fácil y normal no hay límite de créditos y cuando terminen con nuestras vidas, volveremos a empezar desde el punto de control las veces que hagan falta. Por eso comentábamos antes que es en el modo experto donde se verá de verdad la habilidad de cada uno ya que hay que pasarse le juego de una, sin guardados entre partidas y con un límite de vidas.

A nivel gráfico el estilo pixel no deja a un lado el mimo, cuidado y detalles con que los brasileños de JoyMasher han tratado a Blazing Chrome. Contra es la fuente de la que han bebido y eso es innegable pero el encanto que tiene nos enamorará a medida que vayamos adentrándonos en la aventura. Arte en los fondos también cuidado y en los enemigos y niveles y no da ningún problema de fluidez.

La banda sonora está repleta de temas que acompañan al juego con el estilo retro inconfundible. Tampoco dejamos de un lado los efectos y destacar que el juego viene traducido al español, que aunque no sea demasiado imprescindible en este tipo de género, siempre se agradece.

Blazing Chrome es, por mérito propio, el sucesor de los Metal Slug, Contra y todos aquellos juegos de la década de los 90 en donde nos dejábamos los ahorros en las máquinas arcade y salones recreativos. Viene desde Brasil en donde los chicos de JoyMasher han hecho un trabajo excepcional plasmando todas las sensaciones de esos juegos en este producto. Quizás no aporta nada nuevo en cuanto a jugabilidad pero si que es un reto para que los aficionados de este género puedan rememorar viejos tiempos. Apostad por él, como ha hecho The Arcade Crew, porque os va a dejar muy buen sabor de boca.