Quantcast

Marmitón, la nueva joya de La Latina que revoluciona el concepto de bistró

  • Marmitón es la nueva propuesta de Lalo y Pablo, dos jóvenes formados en los mejores restaurantes de España.
  • Apuestan por la cocina de mercado y de cercanía, dándole la vuelta a platos tradicionales.
  • Su precio es muy asequible: unos 30 euros por persona.

Marmitón es una esas joyas que escasean cada vez más en la capital. Escondido en una pequeña calle de La Latina, cruzar su umbral supone adentrarse en un mundo de sensaciones, sabores que enamoran y olores que se vuelven adictivos. Su carta, de apenas 15 platos, está pensada para redescubrir la verdadera esencia de un bistró que se precie: compartir y disfrutar de un rato agradable con buena comida y compañía.

Madrid
Marmitón

Todo en Marmitón es casero: desde la pasta hasta los encurtidos. Recupera técnicas artesanales, los platos más clásicos, pero dándole un punto innovador y diferente. Comida de mercado que sorprende por su originalidad y cuidado, tanto en la técnica como en la presentación.

Un steak tartar de impresión

Entre los entrantes destaca su steak tartar de vaca madurada, aliño de kimchi casero, sobre un crujiente de avena. Realmente consigue darle la vuelta a un habitual entre las cartas madrileñas. El sabor ligeramente ácido del kimchi es el contrapunto perfecto a la intensidad de la carne. Otro de sus platos estrella son las croquetas de espinacas y cabrales, con una textura crujiente y untuosa, gracias al rebozado exterior y a la cremosidad del queso. Una hoja de acelga, a modo de decoración, es la guinda perfecta a un plato que querrás volver a probar.

Madrid
Marmitón

Si nos adentramos en los primeros platos de Marmitón, encontramos unos maravillosos tortellini caseros de boniato y cabrales. La pasta, perfectamente cocinada, entra por los ojos: a rayas, de color verde y blanco, en un equilibrio ideal entre belleza y sabor. Está acompañada por una deliciosa salsa de queso cabrales y pasiego, nueces garrapiñadas y tomillo. Mención aparte merece su risotto de setas de temporada y parmesano, acompañado por tanta trufa que su olor inunda todo el restaurante. Un auténtico manjar que sería un crimen dejar pasar.

Rodaballo y cochinillo

Para los amantes del pescado, en Marmitón ofrecen un rodaballo con un ligero rebozado que te hará perder la cabeza. Viene acompañado de una crema de brócoli, alcachofas de Tudela, bimi y salsa bearnesa, en la que no podrás dejar de mojar pan. Si, por el contrario, lo tuyo es la carne, el cochinillo que ofrecen es una apuesta segura. Está cocinado a baja temperatura y como guarnición trae ciruelas, puré de zanahoria y zanahorias baby. El toque exótico lo aporta el umeboshi, un encurtido de origen japonés que se seca, sala en barriles y se pone un peso encima para exprimirle el jugo. En Marmitón, es casero, como todos sus encurtidos.

Madrid
Marmitón

La selección de vinos es cuidada. Imperan las referencias nacionales, pero también se puede encontrar alguna extranjera. Una excelente opción en es el Abadía de San Quirce. Es un Ribera del Duero que presenta un color cereza o rojo picota intenso. Aparece en copa parada limpio y brillante, con ribetes color rubí en movimiento. Tiene una capa media alta. Es un vino bastante potente en nariz, franco en aromas, predominando la carga frutal, sobre todo a frutas negras.

Pablo y Lalo

Marmitón, que se inauguró el pasado mes de febrero, surge del sueño de dos amigos, Pablo y Lalo. Se conocieron trabajando en restaurantes de la altura de Hélène Darroze at The Connaught, El Corral de la Morería o Fismuler. Una vez adquirieron experiencia, decidieron lanzarse a la aventura de crear su propio espacio. Se enamoraron del local, situado en la calle de las Aguas 6, y aunque su apertura coincidió con la pandemia, han vuelto con más ganas que nunca.

Marmitón
Marmitón

“Que unos cocineros jóvenes abran un local justo en febrero de este año, y lo reabran después de verano, tiene mucho mérito, después de todo que está cayendo en el sector hostelero. Pero si además lo hacen con la honestidad y calidad que lo ejecutan, es increíble y emociona bastante. Local muy pequeñito, pero enormemente acogedor. Carta corta, pero increíblemente rica. Todos los platos tienen muchísimo trabajo, técnica y perfección. Todo lo que comimos estaba rico. Las croquetas de los dos tipos, el risotto, la berenjena, los tortellini, el steak tratar, y por supuesto, el sorbete de mandarina con maracuyá y menta. Personal muy amable, y profesional. Relación calidad precio extraordinaria. Bravo por la hostelería madrileña”, comenta uno de sus comensales.

30 euros por persona

La decoración de Marmitón llama igualmente la atención. Azulejos policromados, mesitas de madera y papel pintado hacen de bistró lugar acogedor y agradable, que invita a la tertulia. Los precios son sorprendentes, teniendo en cuenta la calidad del producto: unos 30 euros por persona. De hecho, los precios por plato oscilan entre los 2 y los 20 euros.

Madrid
Marmitón

Marmitón es uno de esos sitios a los que merece la pena ir. Y repetir. La atención al cliente y al producto hacen de este bistró un lugar imprescindible en el panorama gastronómico madrileño. Una delicia para los sentidos… y, por qué no, para el bolsillo.

Comentarios de Facebook