Compartir

El Gobierno que preside Pedro Sánchez ha trasladado a la Fiscalía los homenajes celebrados este fin de semana a los etarras José Javier Zabaleta, en Hernani, y Xabier Ugarte, en Oñate, por considerarlos “inadmisibles”, y pide autocrítica a la izquierda abertzale para no provocar “un dolor añadido a las víctimas y sus familias”.

En un comunicado, el Gobierno califica de “inadmisibles los hechos ocurridos este fin de semana en Hernani y Oñate, donde se han producido homenajes a miembros de la banda terrorrista ETA recién salidos de la cárcel”.

Asimismo, indica que “durante el recibimiento de hoy en Oñate a Xabier Ugarte, el equipo informativo de Antena 3 ha sido acosado y zarandeado, en un claro ataque a la libertad de información y de expresión”.

Según informó el Ejecutivo, “estos hechos han sido puestos en conocimiento de la Fiscalía por la Delegación del Gobierno en el País Vasco”.

A juicio del Gobierno, “el recibimiento de los presos etarras por parte de sus familias no puede convertirse en ningún caso en homenajes públicos, en los que se hace un reconocimiento del preso y se ligitiman sus crímenes. Hechos así son un insulto a las víctimas del terrorismo y la sociedad en su conjunto”.

Asimismo, el Ejecutivo afirma que “trabaja para reconstruir la convivencia en paz y en libertad en el País Vasco tras la derrota de ETA a manos del Estado de Derecho”, y agrega que “la izquierda abertzale debe hacer autocrítica y dejar de promover estos actos de exaltación que provocan un dolor añadido a las víctimas y sus familias”.