Compartir

Vender un piso no es tarea fácil. No solo por la situación que pueda tener en ese momento el mercado inmobiliario español, sino también por los trámites y la documentación que tienes que preparar. Por esta razón, en la mayoría de las ocasiones cualquier particular que desee vender su vivienda debe acudir a la ayuda de los profesionales del sector. 

Contar con los servicios de una agencia inmobiliaria para vender mi casa es una de las mejores soluciones que puedes llevar a cabo. Una agencia de este tipo conoce muy bien la situación del mercado actual, por lo que podrá asesorar en todo momento al vendedor sobre todo lo que tiene que hacer para vender el piso de la forma más rápida y sencilla. 

Asesoramiento profesional

Tal y como se encuentra el mercado inmobiliario actual, es más que recomendable poder contar con un asesoramiento profesional a la hora de vender una vivienda. Este tipo de asesoramiento especializado solo lo puede ofrecer una agencia inmobiliaria. Su equipo de agentes será el encargado de informar al vendedor de cómo se halla el mercado, las posibilidades de vender el piso a corto-medio plazo, los trámites a llevar a cabo, etc. 

Facilidad de acceso a clientes

La mayoría de agencias inmobiliarias cuentan con una cartera de clientes dispuestos a comprar una vivienda. Poner tu casa en venta a través de un portal especializado va a suponer que el anuncio llegue más fácilmente a una mayor cantidad de clientes. Es muy probable que si se vende de forma particular el proceso de venta se demore mucho más, lo que puede suponer que se pierda un poco la paciencia. 

El precio de mercado

Precisamente, una de las preguntas que todo vendedor se hace en estos casos es cuanto vale mi piso. Una agencia inmobiliaria conoce perfectamente el precio de mercado de la vivienda en función de la zona en la que esta se encuentra. De esta forma, cualquier cliente tendrá la garantía de que el precio es el más razonable. Una manera totalmente profesional de poner a la venta una casa. 

Se encarga de todos los trámites

El proceso de compra-venta de una vivienda tiene una serie de trámites que a veces son un tanto engorrosos. La agencia inmobiliaria se encarga de todo el papeleo y la documentación necesaria para que no haya ningún problema a este respecto. Tanto vendedor como cliente quedarán plenamente satisfechos y con la garantía suficiente de que todo se haya hecho bajo la más estricta legalidad. 

El mejor proceso de negociación

La negociación es un aspecto fundamental a la hora de vender una vivienda. Los agentes inmobiliarios saben perfectamente cuáles son los pasos que deben seguir y cómo llevarlos a cabo para que la negociación sea todo un éxito. La experiencia es un grado y confiar en una agencia es sinónimo de poder obtener los mejores resultados en el menor plazo de tiempo posible. 

Ahorro de tiempo

Si un particular desea vender su vivienda por cuenta propia debe saber que tiene que enseñar la casa a los posibles compradores que quieran adquirirla. Esto, evidentemente, requiere de un tiempo que en muchas ocasiones no se posee. La mejor opción, en este caso, es dejar todo en manos de una agencia inmobiliaria. Serán sus agentes quienes se encarguen de enseñar el piso y mostrar todas sus ventajas a los clientes. 

Arxus es, precisamente, una agencia inmobiliaria que lleva 17 años en el sector de la compra-venta de viviendas. Una agencia que ofrece todo tipo de servicios integrales a sus clientes y con la que podrás disfrutar de estas y muchas otras ventajas. Con Arxus todo es mucho más fácil en términos inmobiliarios.