sábado, 26 septiembre 2020 15:15

Cómo entender la cláusula Covid-19 en los alquileres

-

Tras las graves consecuencias ocasionadas por el coronavirus Covid-19, en lo referente a los contratos de alquiler y ante los rebrotes que vuelve a vivir el país, son muchas las personas que sienten miedo a volver a un confinamiento, a perder su puesto de trabajo o a verse de nuevo en un ERTE.

De este modo, los inquilinos han comenzado a informarse de la llamada cláusula Covid-19 ante la preocupación que supone volver atrás y tener que empezar de cero una vez más. Muchas personas han dejado de pagar el alquiler debido a la falta de ingresos y es entonces cuando surge la pregunta: ¿Qué es la cláusula Covid-19? ¿Puedo dejar de pagar la vivienda si me quedo sin empleo? A continuación, te explicamos en qué consiste esta nueva cláusula, sus características y quiénes pueden beneficiarse de ella. ¡Presta atención!

1
La cláusula del Coronavirus

Fuente: Marca personal Online

La “cláusula Covid-19” es aquella en la que el propietario y el inquilino de un inmueble, de mutuo acuerdo deciden pactar el modo en el que van a actuar en caso de que se volviese al estado de confinamiento. En esta cláusula, que se incluye en el contrato, se establece la cantidad que el arrendatario va a pagar al arrendador (dueño del piso), en el supuesto caso de que vuelva el confinamiento y en el caso de que éste abandone la vivienda antes de que finalice el contrato.

Se está utilizando mucho para contratos de viviendas donde residen los estudiantes; si se decretara el estado de alarma y se estableciese el confinamiento, podrían volver a sus ciudades de procedencia sin que por ello tengan que pagar al propietario los meses restantes. Hay que tener en cuenta que muchos estudiantes no son los que se costean los gastos de la vivienda sino que son los padres quienes se hacen cargo de los gastos o se cubren mediante becas.

Va a ser el propietario quien decida la cantidad que va a figurar en el contrato, pero deberá negociar con el inquilino para llegar a un acuerdo antes de proceder a la firma. Es muy importante que tanto el dueño de la vivienda como la parte arrendataria estén completamente conformes con lo que se va a pactar. El trámite es relativamente sencillo, ya que el dueño de la vivienda ve esta cláusula como algo beneficioso y que le aporta seguridad, por lo que suelen aceptar la inclusión de ésta sin problema. De tal manera que va a ser muy difícil encontrarse con caseros que se nieguen a modificar el contrato, así que no debes preocuparte pensando que tal vez el propietario no quiera ayudarte.

Atrás