Quantcast
martes, 20 octubre 2020 2:40

Ejemplo perfecto de humillación futbolística

Un caño es uno de esos movimientos que está muy bueno hacerlo pero cuando lo recibes sientes una humillación total rozando el fracaso. Bueno, esto es lo que le ha pasado a este jugador que va con toda su inocencia a recibir un balón y un técnico que estaba con la posesión del balón le hace un caño bestial.

Comentarios de Facebook