Quantcast

De rozar la gloria a fracasar: por qué este no es el año de Carlos Sainz

-

La mala fortuna no se aleja de Carlos Sainz en esta temporada. Y ya van unas cuantas. Porque tras una buena sesión de clasificación en el Gran Premio de Rusia, celebrado en Sochi, la carrera le dejó fuera de toda oportunidad a las primeras de cambio, cuando en la salida se vio abocado al abandono con mitad de culpa para el piloto madrileño de McLaren. Un Carlos Sainz que empieza a atragantarse un 2020 que podía ser mucho mejor.

Y si no que se lo digan a su compañero Lando Norris que, a pesar de que él también se fue a casa sin ningún punto tras acabar fuera de la zona a pocas vueltas del final, sigue cuarto en el mundial, un lugar en el que estos momentos es muy codiciado y que, sin los numerosos problemas ajenos al ’55’, Carlos Sainz estaría muy metido en esa lucha. Pero la realidad es la que es, y el de McLaren tomó su segundo abandono consecutivo, el anterior fruto de un accidente múltiple en Mugello, después de su podio y casi victoria de Monza, y por el que hoy es 11º en la tabla general. Repasamos su año repleto de altibajos.

1
El podio en Monza fue un éxtasis del que después sólo ha traído abandonos para Carlos Sainz

Para hablar de la relación de Carlos Sainz con la gloria y el fracaso nos remontamos a tan sólo tres carres antes de la que se celebró en Rusia. Nos dirigimos a Monza, en el Gran Premio de Italia, la cual fue la carrera más entretenida vista por los aficionados y por los propios pilotos. Allí, y con varios ingredientes muy jugosos, vimos a un Carlos Sainz que vivía en éxtasis tras lograr su segundo podio, esta vez dentro de una carrera soñada. Tanto, que se quedó a tan solo unos metros de ganar la prueba, que consagró entonces a Gasly.

Sin embargo, aquella cita fue un antes y un después para el madrileño… para mal. Y es que desde aquel día no levanta cabeza, sufriendo dos abandonos consecutivos con el último teniendo gran parte de culpa. Porque tras sufrir sufrió un trompo en la primera vuelta de Mugello y más tarde envuelto en el accidente multitudinario que provocó una bandera roja, Carlos Sainz cometió este fin de semana uno de sus mayores errores desde que es piloto de Fórmula 1, comiéndose el muro interior cuando rodaba por la escapatoria, destrozando el McLaren.

Atrás
Comentarios de Facebook