Compartir

El equilibrio de fuerzas entre dos equipos parejos y la falta de acierto por parte de ambos conjuntos propiciaron este sábado un empate sin goles en el Ciutat de València en un encuentro que tanto Levante como Eibar trataron de ganar.

El encuentro confrontó a dos estilos de juego diferenciados, pero muy definidos, aunque ninguno de los dos conjuntos fue capaz de imponerlo y llevarse los tres puntos.