Quantcast
domingo, 29 noviembre 2020 0:32

“Fichar por Renault sería una ‘cagada’ de Fernando Alonso”

Fernando Alonso es uno de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos. Con respeto a Carlos Sainz es el más destacado dentro del automovilismo. El asturiano fue capaz de reunir a media España frente al televisor para seguir una carrera de Fórmula 1, cuando prácticamente nadie sabía nada de este deporte. Sólo el fútbol lograba un share tan pronunciado. Ganó dos Mundiales con Renault y nos dejó con ganas de más. Pero desde entonces, casi todo ha sido sufrimiento por unas elecciones desacertadas. Ahora, por segunda vez, busca recalar en la escudería gala. Y la dichosa pregunta es para qué.

El por qué parece más evidente, tanto en lo profesional como en lo económico. Fernando Alonso quiere más. Ha probado otros retos, hasta el más aventurero (el Dakar) y en la mayoría de ellos ha salido bien parado. Pero no es lo mismo. Él dijo que quería de nuevo un reto mayúsculo y se ha dado cuenta que no hay nada como competir en la Fórmula 1. El problema es que este mes de julio cumplirá 39 años y por mucho buen bagaje que tenga y que asegure estar casi al nivel más alto de su carrera, los equipos no se fían del todo.

Ni Mercedes, ni Ferrari, ni aparentemente Renault. O al menos eso dejó intuir el director del equipo francés, Abiteboul, cuando el miércoles prácticamente descartó el fichaje de Fernando Alonso. Por eso resulta extraño que solo 24 horas después, según informa la Cadena Ser, haya reculado y visto como opción buena el fichaje del asturiano. Aunque lo que más sorprende de la exclusiva es la opción de que Ricciardo, que cobra un pastizal, le ceda el asiento esta misma temporada. Una locura, vaya.

Pero lo que está claro, más allá de que el movimiento se produzca ahora, en 2021 o junio, es que ha habido conversaciones. Retomando la primera cuestión, la pregunta es por qué Fernando Alonso quiere regresar a la F1. En su etapa en Ferrari, donde acumulaba podios y triunfos, aseguró estar cansado de ser segundo. Y arriesgó con McLaren-Honda, una aventura negra con la que puso fin a su etapa en la máxima competición automovilística. Aseguró que solo se plantearía regresar bajo una premisa: la de ser de nuevo campeón del mundo.

Esa ecuación es completamente imposible en Renault, que aspira más bien a la parte baja de la tabla. Todo será sufrir (o disfrutar) sin obtener un solo triunfo o recompensa. Es decir, lo que dijo no querer hacer nunca más. No le valía ser segundo, y ahora está dispuesto a dar marcha atrás con su retirada para no pelear por nada. Quizás sea una mera cuestión de sentimiento (siempre dijo a sus fans que no olvidaran el azul y el amarillo) o de dinero. Pero deportiva, es difícilmente entendible. Y que la operación se produzca ya mismo, para más impensable todavía.

Comentarios de Facebook