martes, 29 septiembre 2020 7:37

¿Está loco? Zverev pide perdón y se pasa por el forro el Covid-19

Lo sucedido en el Adria Tour servirá para crear conciencia durante años de las consecuencias que tiene no prestarle atención al coronavrius. La inconsciencia se adueñó del tenis por unos días y demostró la razón exacta de porque aún ninguno de los jóvenes ha podido desbancar a genios como Roger Federer o Rafael Nadal (Novak Djokovic aparte) del podio del tenis mundial: por la inmadurez. Prueba de ese hecho es que Alexander Zverev volvió a aparecer por las redes sociales y lo hizo precisamente en una multitudinaria fiesta.

Tras ser uno de los pocos tenistas que dio negativo luego del nefasto torneo, el alemán pidió perdón y prometió ponerse en aislamiento para evitar contagiarse. “Pido disculpas a todos los que he puesto potencialmente en riesgo por haber jugado esta gira”, comentó el tenista. Sin embargo, el proceso de enmienda duró bien poco al irse a celebrar rodeado de muchas personas en una fiesta en la playa.

Zverev va de mal a peor

La fiesta fue producida por el diseñador de moda Philip Plein, en una playa en Mónaco. En la celebración obviamente no hubo distancia ni mascarillas ni ninguna medida de seguridad sanitaria, así se puede apreciar en los vídeos que el mismo diseñador fue publicando.

Aunque Plein borró mucho de los vídeos en los que aparecía su amigo Zverev ya el daño estaba hecho, porque muchos se encargaron de esparcir las imágenes en las que aparecía el joven tenista que hace menos de una semana pidió disculpas y juró confinarse para redimirse de su error.

La gran calidad que posee para jugar al tenis parece que no la tiene en su carácter, que una vez más lo traicionó y lo hizo entrar en otra polémica cuando aún no ha logrado dejar atrás todo el ruido que ha causado el evento organizado por el serbio y que ni si quiera se pudo terminar por la gran cantidad de contagios de Covid-19 que comenzaron a aparecer.

El Adria Tour no sirvió de escarmiento

El arrepentimiento de Zverev duró poco

Pese a todas las negativas y recomendaciones de que no se hiciera, Djokovic decidió llevar a cabo su torneo y la cosa salió peor de lo que pensó: más de 10 contagios, con él y su circulo dando positivo. Al ser el germano uno de los pocos que se libró de contraer la enfermedad, muchos pensaron que de verdad tomaría conciencia, pero la inocencia abunda.

Durante la fiesta de su amigo diseñador, poco se puede ver de ese Zverev arrepentido y conciliador que se presentó tras el torneo, lo que se ve es a un joven feliz y distendido junto a amigos, mujeres y alcohol, que disfruta al máximo como si ningún virus asolara al mundo.

Antes de reiniciar la temporada en el circuito de tenis en agosto, se realizará un torneo de exhibición en Berlín a mitad de julio, con tenistas de la talla de Dominic Thiem y Nick Kyrgios, entre otros, pero una de las imágenes que más atraerá ahora las miradas será la de un “Sascha” Zverev que también asistirá. A pesar de aquí se supone que tendrán mejores medidas de seguridad sanitaria que en el evento del serbio, muchos dudarán de acercarse a un alemán que si no respeta su propia palabra y recomendaciones de los médicos, menos de una semana después de errar, pues es muy posible que tampoco lo haga más tarde.