Compartir
Twitter

El combinado español saltó al campo Maksimir de Zagreb, en el partido más importante de la era Luis Enrique, con: De Gea bajo palos; Ramos e Íñigo Martínez actuando como centrales, flanqueados por Jordi Alba y Sergi Roberto en las bandas. El centro del campo lo ocuparon Saúl, Busquets y Ceballos, e Isco y Rodrigo se situaron como extremos para   dejar a Aspas en punta.

Ambas selecciones necesitaban ganar para colarse en la Final Four de la UEFA Nations League y fue Croacia la que se llevó el gato al agua, aunque deberá ganar en Inglaterra para sellar su clasificación,

España se encontró con una selección croata muy ordenada y con más necesidad de victoria, que creó peligro en cada contraataque y llegada al área.

En los primeros minutos de partido, De Gea rechazó un balón que acabó tocando en el palo en una ocasión clarísima de Perisic, una pesadilla para los centrales españoles. Instantes después, Kramaric no llegó por centímetros a un balón cruzado por un omnipresente Perisic. En caso de haberlo conseguido, hubiera significado el primer gol del partido.

Aunque Croacia fue mejor, España no se descompuso, sin embargo, tampoco fue incisiva: la circulación del balón moría, una y otra vez, muy lejos de la portería de Kalinic.

Sobre la bocina, en el minuto 45, Isco la tuvo. Vio adelantado al guardameta croata y chuto desde la frontal. Kalinic desvió a córner sin problemas.

El árbitro puso fin a una primera parte en la que la Selección estuvo floja.

España regresó al césped sin cambios y con algo más de intensidad. Cuando mejor estaba jugando la Selección, Kramaric hizo el primero del encuentro tras un clamoroso fallo de Sergi Roberto.

España no se arrugó. Atacó y tras una gran combinación entre Isco, Aspas y Ceballos, el andaluz, que inició la jugada con un taconazo de antología, la terminó enviando el balón a las mallas para poner las tablas en el marcador.

Tras una nueva ocasión para los croatas, Rodrigo dejó su puesto para Asensio. En el 62, Aspas mandó el balón al larguero y Croacia se adelantó de nuevo por medio de Jedvaj, que anotó de cabeza, solo en el área, tras centro de Modric.

Cuando todo parecía estar perdido, Morata había desperdiciado una ocasión clara bajo palos, Ramos empató el partido de penalti tras manos claras de Vrsaljko dentro del área. Los consejos de Modric al cancerbero no sirvieron de nada y el de Camas anotó desde los once metros.

Desde entonces, el partido se convirtió en un correcalles en el que cualquiera de las dos selecciones podía marcar y fue Croacia la que lo hizo. Tras una avalancha, un tiro desde la frontal que despejó De Gea, el balón llegó a los pies de Jedvaj que, otra vez solo en el segundo palo, hizo el tercero para los locales.

Finalmente, España cayó derrotada en el estadio Maksimir de Zagreb y se complica mucho la clasificación. Solo el empate entre ingleses y croatas en Wembley les daría acceso a cuartos.