Compartir

Después de evitar una enorme montonera en la recta de meta, el irlandés Sam Bennett (Bora Hansgrohe) levantó los brazos por segunda vez en la Vuelta a España, al final de la decimocuarta etapa disputada entre San Vicente de la Barquera y Oviedo, de 188 kilómetros, en la que los favoritos se salvaron del accidente con el esloveno Primoz Roglic de líder.

“Se venía venir que habría caída. La carretera picaba para arriba y había que estar delante por si había cortes”, justificaba Alejandro Valverde en meta, afectado, sin consecuencias, por el accidente. Una montonera que seleccionó el grupo del esprint por el criterio simple de la suerte.