Compartir

Todo sucedió en un vuelo de la compañía Philipphine Airlines, cuando la auxiliar de vuelo, Patrisha Organo, de 24 años de edad, quiso ayudar a una pasajera que su bebé no dejaba de llorar.

Según colgó la propia azafata en su muro de ‘Facebook’, la mujer le comentó que no tenía comida para su bebé y como “no había leche en el avión”, la joven auxiliar, que había sido madre recientemente, se ofreció a amamantarlo.

En cuanto se lo acercó, detalla, el bebé empezó a comer con rapidez  “tenía mucha hambre”.

El vídeo se ha hecho viral y se ha compartido cerca de 30.000 veces