Compartir

Luis Spahn, trabajador en una empresa de telefonía encontró en la calle una serie de papeles en los que había adjuntado varios cheques al portador por un valor de 2.170.000 pesos argentinos, unos 30.000 euros.

Lejos de aprovecharse de la situación, Spahn decidió devolver el dinero. En la documentación encontrada figuraba el nombre de la compañía, por lo que el hombre se puso en contacto para informar de su hallazgo.

“No le di mucha importancia en realidad. Ni se me pasó por la cabeza hacer otra cosa. Me hace sentir bien conmigo mismo”, relató Spahn en declaraciones recogidas por varios medios locales.

Tras su buena acción, la empresa afectada le premió con una pala para cavar.

“En realidad fue un regalo. Me dijeron que eligiera una herramienta. Yo les dije que no hacía falta. Y bueno me regalaron una pala. Fue con buena onda. Así que la acepté”, contó.