lunes, 21 septiembre 2020 18:55

Bombas fétidas, chicle pinza y otras bromas de antaño que volverías a poner de moda

-

Algo que se ha perdido de los 80 y los 90 son esos artículos de broma con lo que los niños se divertían. El objetivo era ridiculizar a tu mejor amigo delante de tu grupo de colegas para que todos os echarais unas risas. Pero siempre de buena fe y sin ir más allá. Sin llegar al bullying. En aquellos años era muy común, en clase, echar una bomba fétida y esperar a la reacción de los compañeros y del profesor acusándose mutuamente.

Estos artículos de broma han desaparecido totalmente. Eran baratos, se vendían en los quioscos y hacían que estuvieras más atento a todo, ya que, igual que tú las gastabas, podrían gastártelas a ti. Desde las mencionadas bombas fétidas, los chicles pinza que te hacían daño en un dedo o los polvos pica pica de los que hablaban hombres G, todo han sido bromas que han pasado a la historia.

En esta lista hacemos un resumen de algunas de ellas para ver si os acordáis.

1
Bombas fétidas

Estas botellitas con líquido fabricado en el infierno o en el interior de la persona más podrida del mundo era de los artículos de broma más famosos. Su composición era a base de sodio sulfhidrato. Cada caja contenía 3 bombas, con lo que teníamos que utilizarlas con cuidado para no malgastarlas. También en la caja se veía una advertencia “No ingerir”.

El olor era como a huevo podrido y hacía salir a la gente espantada. Estar en una cena familiar o una cena con amigos de tus padres y romper una botellita de estas bajo la mesa era sinónimo de caras rojas, algún grito cuando vieran de dónde provenía la fragancia y una noche encerrado en tu cuarto castigado y sin cenar.

También nos han hablado de bromas en grupos de chicos y chicas en donde tirar la bomba y acusar a tu mejor amigo te dejaba en mejor posición para ligarte a la chica que te gustaba a costa del mal olor y de honor por los suelos de tu colega

Atrás