Compartir

El miedo volvía a golpear este lunes a los ciudadanos de Nueva York cuando vieron cómo un helicóptero se estrellaba contra un rascacielos de Manhattan, muy cerca de Times Square. El incidente terminó con  la muerte del piloto que conducía la aeronave privada.

Los testigos vieron cómo el helicóptero se estrellaba contra un edificio de 54 plantas en el número 787 de la Séptima Avenida.

Todo apunta a que en el momento del fatal suceso trataba de realizar un aterrizaje de emergencia en medio de la lluvia y la falta de visibilidad.

Los efectivos de emergencia se trasladaron de forma inmediata hasta la zona del siniestro y evacuaron los edificios cercanos como medida de seguridad.

El Gobernador Andrew Cuomo comparecía de forma inmediata para desmentir que fuera un atentado terrorista, y alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, aseguraba que el accidente “podría haber sido muy peor”.

Por su parte, el comisionado del Departamento de Policía, Dani Nigro, declaraba que el edificio era seguro después de que los bomberos mitigaran también la fuga de combustible del helicóptero.

Se investiga ahora las razones por la que la aeronave sobrevolaba Manhattan. Los vuelos están restringidos y solo se permiten en East River y el Hudson.

El helicóptero fue grabado en su errático vuelo, momentos antes del siniestro.

Según ‘The Wall Street Journal’, el fallecido, Timoty McCormack, era un piloto experimentado que fue muy conocido por ser muy habilidoso en la lucha contra incendios, en su tiempo.

La nave quedó destrozada tras impactar contra la azotea.