Compartir

La alarma de la cámara de seguridad instalada en la entrada de su casa de Florida (EEUU), alertó a su dueño de que algo ocurría en el umbral de su vivienda.

Crawford Lewis recibió una alerta en su teléfono móvil la madrugada del pasado 21 de mayo. Se levantó de su cama y fue a comprobar las grabaciones de la cámara de seguridad instalada en su domicilio de Venice.

Para su sorpresa descubrió que el intruso era un cocodrilo de grandes dimensiones que estaba intentado devorar el cuadro de una tortuga que Lewis tenía colgado en el rellano.

“Estoy contento de no haber abierto al puerta”, comentó a ‘WOFL-TV‘.